jueves 13 diciembre, 2018
Ultimas noticias

A 160 años del primer tren, la UNLaM estudia el sistema ferroviario

Desde el 29 de agosto de 1857, cuando se realizó el primer viaje entre la estación del Parque (donde actualmente se ubica el Teatro Colón) y la localidad de Floresta, en Buenos Aires, Argentina ha transitado por un desarrollo histórico de su sistema ferroviario que tuvo tanto etapas de crecimiento como de desinversión.

Los vaivenes económicos y políticos del país tuvieron su correlato en distintos aspectos de la sociedad, entre los cuales no quedó exento el Ferrocarril Oeste de Buenos Aires, el primero construido en territorio argentino y el iniciador de la extensa red ferroviaria.

A 160 años de la inauguración del primer tren que circuló en Argentina, la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) realiza una investigación que analiza de los procesos de privatización y estatización del sistema ferroviario argentino dentro del que, por supuesto, se incluye al actual Ferrocarril Sarmiento.

El trabajo, que está encarado por investigadores del Departamento de Ciencias Económicas, destaca el carácter “fundamental” que tiene este medio de transporte para la sociedad del oeste del conurbano bonaerense, desde su puesta en marcha con la emblemática locomotora La Porteña que condujo el convoy, hasta el servicio prestado para 57 millones de pasajeros en 2016.

La investigación identifica a la red ferroviaria del tren Sarmiento como un recurso estratégico para la logística y la comercialización de los productos comerciales.

En concreto, el estudio que desarrolla la UNLaM se propone identificar las políticas de los gobiernos que gestaron períodos de estatización y privatización del sistema ferroviario argentino y analizar sus resultados tanto en los servicios de transporte de pasajeros como de cargas.

Más allá de la importancia de su etapa inicial, los investigadores reconocen la existencia de tres períodos históricos de desarrollo de los trenes “relacionados a los movimientos económicos con políticas keynesianas en el peronismo, al liberalismo en las privatizaciones, y una vuelta a un mayor proteccionismo e intervención en la re-estatización”, según explicó el profesor Raúl Silva, director del proyecto.

En ese sentido, se trata de un estudio que, si bien aún está en desarrollo, se presenta como explicativo de los procesos de estatización y privatización, con un barrido bibliográfico exhaustivo, donde se pueden analizar las políticas de gestión y económicas y el contexto coyuntural.

“La llegada de una estación a diferentes pueblos rurales generó el crecimiento urbano, pero su posterior desmantelamiento dejó a muchas familias sin trabajo y causó la incomunicación de los pueblos”, ejemplificó Silva con respecto a las oscilaciones que sufrió el ferrocarril.

Del mismo modo, advirtió que “hubo muy poca inversión por parte del sector privado cuando el manejo del tren estuvo en manos de las empresas” y que fue una época caracterizada por “la falta de inversión, el achicamiento del personal ferroviario, sin control del Estado ni intensiones por ofrecer un buen servicio”.

“El tren siempre ha sido clave para el modelo agroexportador y, en la actualidad, su crecimiento podría generar competitividad en los precios al reducir los costos del transporte”, concluyó el docente.

La investigación identifica a la red ferroviaria del tren Sarmiento, como al resto de las líneas, como un recurso estratégico para la logística y la comercialización de los productos comerciales y una de las herramientas principales para el abaratamiento del traslado de mercaderías, principalmente hacia los puertos.

Por otra parte, advierte que el sistema ferroviario constituye uno de los medios de transporte de pasajeros de mayor demanda debido a la rapidez en recorrer distancias y un costo menor en el pasaje.