viernes 19 julio, 2019
Ultimas noticias

Ambientalistas alarman por el relleno de humedales en Ciudad Evita

Algunos reservorios de agua, claves para amortiguar inundaciones, fueron tapados por desconocidos. Además, ambientalistas reclaman la protección del yacimiento arqueológico, la costa del río Matanza y la zona de bosques nativos.

El 18 de septiembre de 2015, el Honorable Concejo Deliberante (HCD) declaró a los bosques de Ciudad Evita como reserva natural. Sin embargo, en ese proyecto de ordenanza, se omitió más de la mitad de las parcelas que debían ser protegidas, constituidas por humedales clave para evitar inundaciones, el yacimiento arqueológico donde se hallaron restos de la cultura Querandí y la costa del Río Matanza. A más de un año, vecinos y ambientalistas exigen la preservación total del espacio verde.

En este marco, advirtieron que, en los últimos días, un grupo de desconocidos comenzó a rellenar la zona de humedales que, en momentos de fuertes precipitaciones, se convierten en grandes reservorios de agua que contrarrestan grandes anegamientos en los barrios cercanos al río Matanza.

“Si es un error, hay que corregirlo, pero pasó mas de un año y no lo hicieron”, protestan por la omisión de parcelas en el proyecto de reserva natural.

“Si es un error, hay que corregirlo, pero pasó más de un año y no lo hicieron. La reserva tiene un gran valor ambiental, pero, a medida que pasa el tiempo, comienzan a tapar los humedales, a realizar construcciones ilegales y a destruir esta riqueza que tenemos los matanceros”, lamentó Claudia, vecina de Ciudad Evita, en comunicación con El1 Digital.

Además de evitar inundaciones, los humedales y bosques nativos de Ciudad Evita son aliados para aplacar los efectos del cambio climático y el aumento de la temperatura: “Los biólogos dicen que vamos a tener más lluvias intensas y precipitaciones abundantes y días de mucho calor; por eso, es vital que no tapemos lo que serviría como amortiguación”.

Por último, pidieron la incorporación de un equipo de guardaparques encargados de bregar por la seguridad del pulmón verde y denunciar edificaciones ilícitas, el arrojo indiscriminado de basura, incendios intencionales y rellenos de la planicie de inundación.