jueves 21 septiembre, 2017
Ultimas noticias

Amparo por los tarifazos: los vecinos hacen largas colas por la refacturación

Los usuarios se acercan a las empresas para que cumplan con las medidas judiciales que suspendieron los aumentos. Las compañías, aun, no emitieron las nuevas boletas y están a la expectativa de otros fallos que repongan las subas.

El amparo judicial que, el 3 de junio pasado, el Ejecutivo comunal presentó para frenar los tarifazos en los servicios y la aceptación, apenas tres días después, de esa medida cautelar por parte del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Nº 10 de La Matanza, está generando confusión en los vecinos que no saben qué pasos seguir cuando les llegan las facturas con los aumentos que el Gobierno nacional implementó desde febrero, en el caso de la luz, y a partir de abril para el gas y el agua.

De hecho, en las últimas semanas, la postal se repite en las sedes locales de Edenor, AySA y Gas Natural Fenosa: desde temprano, largas colas de usuarios buscan respuestas que, muchas veces, no encuentran.

Si bien la Justicia, en dos instancias, ordenó suspender los aumentos, algunos vecinos siguen recibiendo las facturas con fuertes aumentos.

Aumentos suspendidos
Si bien el Juzgado Federal en lo Civil y Comercial y Contencioso Administrativo Nº 2 de San Martín ratificó, el 14 de junio, la medida tomada por la Justicia local y ordenó “la inmediata suspensión de los efectos” de las resoluciones oficiales que provocaron las subas tarifarias “hasta que se resuelva la incidencia de la medida cautelar”, es decir, la cuestión de fondo, lo cierto es que las empresas, aun, no resolvieron cómo avanzarán en este escenario.

Aun así, al igual que la jueza local Edith Rota, la magistrada federal que entiende en la causa, Martina Forns, fue clara al “ordenar que Edenor, Gas Natural y AySA emitan nuevas facturas de conformidad con el cuadro tarifario anterior a la entrada en vigencia” de las subas. Asimismo, advirtió que, en caso de que las boletas ya “hubiesen vencido y se hayan pagado, dicho importe deberá ser tenido en cuenta para la subsiguiente facturación”. Del mismo modo, el Municipio ya les había enviado oficios judiciales para que revieran las facturaciones pertinentes.

Sin embargo, los vecinos aseguran que, cuando se acercan a las oficinas para acceder a sus nuevas boletas, no se van con la respuesta esperada. “Cuando me enteré del amparo, fui a Edenor de González Catán y me dijeron que pague y, después, haga el reclamo. Aumentan y no se asesoran porque la empleada que me atendió me dijo que la empresa no estaba incluida en el amparo ni tampoco supo explicarme por qué me había venido una boleta de 840 pesos cuando siempre pagué entre 80 y cien pesos. Pagué igual por miedo a que me corten el servicio”, relató a El1 Digital Nadia Vargas, vecina del barrio Los Álamos, quien también sufrió un fuerte incremento en el agua: la boleta pasó de 17 a 300 pesos.

“Reclamé sabiendo del amparo y me dijeron que tenía que pagar igual, así que una, al final, no sabe cómo actuar”, reprochó Ramona, vecina de San Justo, mientras, desde bien temprano, hacía la fila en la sede que Edenor tiene en esa localidad.

En el mismo sentido, Viviana Godoy hizo el reclamo ante la oficina que Gas Natural tiene en San Justo porque a la casa de sus padres, ubicada en Villa Luzuriaga, llegó una factura mensual de gas por 1.200 pesos, cuando antes pagaban 300 pesos bimestrales.

“Pedí que hicieran la nueva factura porque había una orden judicial, pero me dijeron que nos tenían que cobrar lo facturado porque no les había llegado ninguna orden al respecto. Así que terminamos pagando porque pagar la reconexión es peor, pero mis papás casi no usan la estufa y viven con una sola jubilación por invalidez, que es más baja que la mínima. Sumando los otros gastos, ¿cuánto tiempo se puede aguantar así?”, lamentó.

Las empresas, a la espera
Consultadas por El1 Digital, las prestadoras de los servicios reconocieron que están a la expectativa de que se revierta el escenario judicial. “Vamos a darle curso al amparo pero, también, iremos por la apelación muy pronto. Si vamos a refacturar, cómo o cuándo es un serio problema que tenemos y, aun, no hemos resuelto qué hacer porque, para nosotros, la situación es muy compleja y hay que adecuar los sistemas ¿Y si, en el camino, la Justicia dispone otra cosa?”, planteó Eduardo Mirabelli, vocero de Edenor.

En tanto, desde Gas Natural revelaron que, por ahora, la decisión de la firma se limitó a “suspender la facturación en el Partido”. “Hasta que no quede firme la decisión judicial, la emisión está suspendida. Pero para el usuario al que ya le llegó el aumento, lo más recomendable es que pague y, si la Justicia avanza y confirma la cautelar, se le devolverá lo cobrado. Es más conveniente eso que acumular deuda”, aconsejó Juan Martín Moreno, vocero de la firma.

El mismo camino ha seguido AySA, dado que, según confirmó Gabriel Derico, representante de la firma, “a partir de la cautelar, se suspendió la facturación a la espera de la resolución judicial definitiva que establezca cómo refacturar”. “Aquel que haya pagado con los nuevos valores, una vez que se defina la situación, y si corresponde, recibirán una nota de crédito”, agregó.

De todos modos, y en sintonía con los fallos judiciales mencionados, las tres compañías aclararon que “no habrá cortes de servicio por este motivo”.