martes 18 septiembre, 2018
Ultimas noticias

Anuncian medidas, pero la crisis se hace sentir con fuerza en los barrios

Los comedores no dan abasto debido a la creciente demanda y las autoridades locales reorganizan objetivos de acuerdo a nuevos requerimientos. “Surgió la necesidad de priorizar la asistencia en materia alimentaria”, planteó Liliana Pintos, desde la Secretaría de Desarrollo Social local.

El pasado lunes, en un clima tenso, mediante un mensaje grabado, el Presidente Mauricio Macri anunció un paquete de medidas de ajuste. En el plano social, y para que opere como un resorte que amortigüe el impacto que tendrán (y tienen) en la economía doméstica, se refirió al incremento de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Horas después, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, confirmó que, en septiembre y diciembre, habrá un refuerzo de 1.200 y 1.500 pesos, respectivamente.

Además, adelantó que habrá otras medidas. Sin embargo, al cierre de esta edición, voceros de prensa de la cartera a nivel provincial, que está encabezada por Santiago López Medrano, aseguraron que no había novedades al respecto y remarcaron que el último paquete de medidas fue anunciado por la Gobernadora María Eugenia Vidal a mediados de julio. Esto implicó, según el informe de gestión de la cartera (que abarca los períodos de junio y julio), una inversión de 318 millones de pesos.

Sin embargo, las consecuencias de la inflación galopante que corre a la par del dólar y a la que hay que sumarle el ajuste, que, diariamente, encuentra nuevos espacios para pasar la tijera, se hacen sentir con fuerza. A fines de junio, el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA determinó que el 48,1 por ciento de los niños y niñas argentinos vive en condiciones de pobreza y que el 33,8 por ciento desayuna, almuerza y merienda en comedores escolares o de organizaciones barriales.

Dicho análisis, que es el resultado de un relevamiento en 5.700 conglomerados urbanos, estableció que la cifra de los chicos y chicas de hasta 17 años que vive en la indigencia alcanza a 10,2 por ciento. En La Matanza, uno de los distritos más densamente poblados del país, estos números se materializan en una creciente demanda de alimentos.

Oscuro panorama matancero

Según estimaciones de Alberto Fernández, referente del Movimiento Evita, asisten, diariamente, más de 140 mil personas a los comedores que tienen en todo el país. En los más de 40 que tienen en La Matanza, la situación es cada vez más difícil puesto que, desde 2016, la cantidad de personas que concurren se duplicó. Juan Carlos Alderete, de la CCC, sostuvo que muchos espacios de su organización debieron abrir las puertas por la noche por la creciente necesidad.

Desde la Secretaría de Desarrollo Social de La Matanza, Lilia Pintos planteó que, si bien son muchas las áreas en las que se pone el foco, “en los últimos meses, surgió la necesidad de priorizar la asistencia en materia alimentaria”. “Hemos visto superadas las capacidades en nuestros comedores y en aquellos que pertenecen a organizaciones sociales, con lo cual tuvimos que triplicar la cantidad de espacios donde se brinda un plato de comida a quienes no llegan a cubrir sus necesidades básicas en materia de alimentos”, ahondó la funcionaria.

Recortes cortos para un gran impacto

En el paquete de medidas anunciado por la Provincia a mediados de julio, se mencionan las inversiones en el Programa Más Vida. Dicha cifra alcanza a 240 millones pesos. En el mismo comunicado también se informa una inversión de 25 millones en el Programa de Fortalecimiento a Red de Espacios Comunitarios y, también, un incremento en los cupos del Programa Un Vaso de Leche por Día. Esto último, representó una erogación de 53 millones.

“Desde que asumimos, nos comprometimos a estar cerca y acompañar a todos los bonaerenses, especialmente a quienes más necesitan del apoyo del Estado”, dice el texto. En tanto, desde la Secretaría de Desarrollo local, advierten que la demanda de alimentos crece de forma sostenida.