jueves 13 diciembre, 2018
Ultimas noticias

Campaña Nacional de Detección del Glaucoma en La Matanza

La Secretaría de Salud Pública realizó hoy controles gratuitos de presión ocular en el Servicio de Oftalmología del hospital Policlínico en el marco de la Campaña nacional de detección del Glaucoma.

“Estamos haciendo la detección de la patología en forma gratuita a todos los pacientes que se han acercado al Policlínico; el principal problema es que esta enfermedad no da síntomas y cuando los brinda ya está muy avanzada, por eso la mejor forma de prevenir es haciendo controles, al menos una vez por año”, destacó el secretario de Salud de La Matanza, Alejandro Collia.

El control consistía en medir la presión intraocular e informar sobre la enfermedad a todas las personas que se acercaron voluntariamente a la consulta. Flavia Benedetto, encargada del área de Oftalmología del Policlínico, señaló que “por fortuna nos sorprenció para bien la convocatoria. Hay muchísima gente que se acercó a controlarse”.

Además, resaltó que “el glaucoma es una enfermedad silenciosa que afecta al nervio óptico y de a poco se pierde la visión. Tampoco da síntomas y por eso es tan importante que la gente realice los controles necesarios”.

Con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado, la gran mayoría de los pacientes con glaucoma conserva su visión. Para combatir el glaucoma, así como otras patologías oculares, hay dos estrategias que no fallan: mantenerse informado y asistir al oftalmólogo al menos una vez al año.

José, un vecino de 67 años de La Tablada, dijo que: “me enteré por Facebook que estaban haciendo estos controles. Tengo antecedentes familiares y por eso quería saber cuál era mi situación. Los doctores me dijeron que tengo algo de presión ocular, me diagnosticaron y derivaron para que haga el tratamiento. Esto es ideal para agarrarlo a tiempo. Me voy muy conforme con la atención”.

Causa y síntomas

Dentro del ojo hay un líquido transparente que se genera y se elimina constantemente. A veces, por distintas razones, la salida de ese líquido por sus canales naturales se obstruye, lo que aumenta la presión dentro del ojo. Esta presión intraocular alta comprime el nervio óptico y los pequeños vasos sanguíneos que lo nutren, produciendo daños paulatinos pero irreversibles.

Habitualmente, el glaucoma no presenta síntomas en sus inicios, así que si se los advierte, es posible que la visión ya esté afectada.

A veces se puede notar:

• Impulso de cambiar frecuente de anteojos (porque ninguno es satisfactorio).
• Dificultad para adaptar la vista en lugares oscuros.
• Pérdida de la visión lateral.
• Arcoíris en forma de anillo alrededor de las luces.
• Dificultad para enfocar la vista en objetos muy próximos.

 

Estos síntomas no siempre son señales de glaucoma, pero si la persona detecta alguno de ellos, es conveniente que visite a la brevedad a su oftalmólogo.

¿A quién ataca?

El glaucoma puede afectar a cualquiera. Sin embargo, hay personas que tienen más riesgo de padecerlo:

• Personas mayores de 40 años.
• Personas con familiares directos que padecen glaucoma.
• Personas que han sufrido traumatismos en los ojos.
• Personas que usan corticoides (en cualquier  formato).

¿Cómo es el tratamiento?

Si bien la pérdida de visión ocasionada por el glaucoma no se puede recuperar, su progreso se puede detener mediante gotas que reducen la presión en el ojo. Los pacientes con glaucoma deben aplicarse gotas oftálmicas todos los días y hacerse controles periódicos con su oculista. Tenga en cuenta que el glaucoma no tratado lleva a la ceguera en forma irreversible.