domingo 18 agosto, 2019
Ultimas noticias

Cierre de la fábrica Suschem: “El dueño se fue sin darnos explicaciones”

Así lo aseguró una trabajadora de la empresa ubicada en Rafael Castillo y que debió dejar de producir luego de que los propietarios se fugaran, sin pagar sueldos y aguinaldos adeudados. Los empleados esperan que alguien se haga cargo del lugar o convertirse en una cooperativa. Además, denunciaron que, desde el Ministerio de Trabajo, les “soltaron la mano”.

El viernes pasado, y tras poco menos de un mes de conflicto, la fábrica Suschem, ubicada en la localidad de Rafael Castillo y conocida por producir las famosas mielcitas y los naranjús, debió cerrar sus puertas en forma definitiva, lo que generó que las 105 familias que dependen de la firma quedan en la calle.

En diálogo con el programa “Cinco minutos más”, que se emite por Radio Universidad, Silvia, una trabajadora del lugar, expresó que “la fábrica está totalmente abandonada”. “El dueño desapareció y nos quedó debiendo sueldos, aguinaldos y retroactivos de las paritarias”, agregó.

En lo que respecta a algunos números más precisos de la deuda que el dueño dejó a los trabajadores, hay “unos 35 mil pesos a los mensuales y un poco menos para los quincenales”. Además, indicó que tampoco pagó las últimas boletas de los servicios básicos: “Adeudamos 250 mil pesos de luz y 130 mil de gas”.

“La empresa, hace seis meses, cambió de razón social y empezó a pagar los sueldos por la mitad y dejó de comprar materia prima, lo que hizo que la producción sea cada vez menos hasta dejar de producir”, afirmó y añadió: “Hace 15 días nos quedamos en la fábrica. El 90 por ciento de los operarios somos mujeres sostenes de familias”.

Cómo seguir

En las últimas semanas, los trabajadores mantuvieron reuniones en el Ministerio de Trabajo nacional, donde les dijeron “que no se sabía nada” del dueño, identificado como Roberto Duhalde, y que “ya no se podía hacer nada y había que ir a la parte judicial”. “Nos soltaron la mano”, consideró Silvia.

Ahora, las 105 familias esperan que los dueños aparezcan o que otra persona se haga cargo del lugar, aunque no descartan convertirse en cooperativa si no aparece nadie. Además, señalaron que ningún funcionario local o provincia se acercó hasta el sitio, solo integrantes de la CGT matancera, que les acercarían mercadería.