domingo 27 mayo, 2018
Ultimas noticias

Consecuencias del cruce con Provincia: los bomberos piden celeridad en el cobro de la tasa de seguridad

Luego de que la intendenta Magario explicara que parte de lo recaudado por el impuesto municipal era derivado al Cuartel Central de Bomberos local, los servidores públicos salieron a reclamarle fondos adeudados.

Como parte de los cruces desatados entre la intendencia de La Matanza y el Gobierno bonaerense a raíz del crimen del colectivero de la línea 620, Leandro Alcaraz, el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, criticó a la jefa comunal, Verónica Magario, quien, en la conferencia de prensa del martes pasado, deslindó la responsabilidad de la seguridad en la Provincia.

“Si la seguridad es responsabilidad solo de la Provincia, ¿para qué cobra una tasa de seguridad a los habitantes?”, la había cruzado Ritondo. Horas después, Magario, entrevistada en un programa de televisión, aseguró que ese concepto que se abona cada bimestre como parte de la Tasa de Servicios Generales que pagan los vecinos matanceros se destina a la Patrulla Municipal –una fuerza preventiva que depende del Municipio- y el cuerpo de bomberos local. Pero desde el Cuartel Central de Bomberos de La Matanza relativizaron la llegada de esos fondos.

En diálogo con el programa Nada es lo que parece, de Radio Universidad, el secretario de la comisión directiva del cuerpo de bomberos de La Matanza, David Rodríguez, aseguró que hay importantes retrasos en los fondos que deben recibir: “La plata, de la forma en que se dice, nunca se recibió. Tenemos un subsidio, pero no como se comenta”.

Rodríguez recordó que los fondos que reciben surgieron de una ordenanza aprobada en 2014 que estableció que “el siete por ciento de lo que se cobra por la tasa de seguridad, se destina a Bomberos”. “La ordenanza se puso en funcionamiento en 2015 pero se liquidó, recién, en 2016. Y lo correspondiente a 2016 lo empezamos a cobrar en junio del año pasado: era 1.600.000 pesos en seis cuotas”, especificó.

Sin embargo, esa liquidación no terminó de cobrarse. “La cuota cinco la cobramos en marzo y, ahora, estamos gestionando la última. Tenemos más de cuatro o cinco pedidos de audiencia a la intendenta, que nunca nos recibió. Nos atendieron dos veces nada más, pero nunca ella. Lo único que pedimos es que sean más rápidos con el pago”, planteó Rodríguez.

“No nos llegó una millonada. Parece mucha plata, pero estamos pagando unos 120.000 pesos de combustible por mes, sumando a los seis cuarteles, así que ese fondo se nos va solo en combustible. Tenemos, también, un subsidio nacional y otro provincial y recursos propios, pero nada rinde porque cubrimos 5.000 servicios por año. Hemos puesto plata de nuestros bolsillos más de una vez”, lamentó el bombero.