viernes 17 agosto, 2018
Ultimas noticias

Continúa el reclamo por la liberación de una calle tomada en La Tablada

Luego de innumerables reclamos, la justicia falló en favor de pavimentar la doble mano de la vía que, desde hace más de diez años, está ocupada por la construcción de galpones de una fábrica.

Hace más de diez años, los habitantes frentistas de la calle Godoy Cruz al 300, entre Bolívar y Moreno, en la localidad matancera de La Tablada, se vieron afectados debido a un avance de la construcción de la fábrica Traficaño, que tomó una mano de esa vía, para instalar nuevos tinglados.

Hoy, luego de innumerables reclamos, los vecinos volvieron a denunciar la mala predisposición de la empresa, dedicada a la trefilación de tubos de acero, para ceder la calle tomada.

En esa línea, indicaron que, a pesar de que en estos momentos la causa está judicializada, la empresa se niega a colaborar. “Fuimos a la Municipalidad a reclamar por el espacio y el juez falló a nuestro favor, pero seguimos esperando a que se corra el alambrado y se empiecen los trabajos de pavimentación”, declaró a El1 Digital Estela Maris Correa, una de las vecinas.

Asimismo, manifestó que, debido a la ocupación de la calle, la zona se encuentra insegura y en muy mal estado. “Esto es un barrial porque es un espacio que no está mantenido. Es una selva, nadie se hace cargo de nada y somos nosotros los que padecemos este problema todos los días de nuestras vidas”, se lamentó.

En esta línea, los vecinos linderos a la calle Godoy Cruz reiteraron el reclamo de la liberación de la calle, que implicaría la devolución de la doble mano, a lo largo de dos cuadras. “Esta es una calle muy angosta que está señalizada como doblemano. Acá se registran accidentes muy seguidos y a eso hay que sumarle la problemática de los camiones que pasan y, como no entran por una sola vía, arrancan cables y postes de luz”, se quejaron.

Paso cerrado

Al ser consultado por este medio, Diego Manzano, abogado de Traficaño, aclaró que “no hubo violación de ningún derecho” al construir los galpones. “Si bien hubo audiencias en las que nos convocaron a conversar, nunca nos permitieron defendernos. Ahora, estamos esperando a ver qué es lo que nos ofrece el Municipio”, advirtió.

Por último, el letrado confirmó que, en cuanto cumplan con los pedidos de la empresa, se procederá a la eventual donación del terreno. “Nosotros queremos que se ocupen de las obras, para así poder avanzar. Estamos en tratativas con las autoridades de La Matanza para ver si podemos evitar la elevación a juicio”, concluyó.