lunes 20 noviembre, 2017
Ultimas noticias

Crecen las ventas de las marcas alternativas en La Matanza

Para combatir el proceso inflacionario, cada vez más consumidores del Distrito optan por comprar los productos que no pertenecen a las empresas líderes. Aseguran que, en la mayoría de los casos, la calidad se mantiene.

Para el presidente del Centro de Comerciantes de San Justo, Héctor Gabiani, por la diferencia de precios se detectó un importante incremento en las ventas de los productos denominados de segunda línea en La Matanza. El incremento de esta alternativa se extiende a varios sectores del rubro mercantil: alimenticio, artículos de limpieza, perfumería, cosméticos, tecnología, indumentaria y relojería.

En diálogo con El1 Digital, el referente mercantil consideró que es una herramienta para muchos consumidores ante los fuertes incrementos que se detectan en las góndolas y en las vidrieras en el marco del proceso inflacionario que atraviesa el país. Y agregó: “Hay precios fuera de tono. Esto se puede apreciar en el rubro de alimentos. El kilo de queso fresco de primera línea se comercializa a un valor de 140 pesos el kilo y el mismo gramaje de un marca alternativa se consigue a 80 pesos”.

“Hay precios fuera de tono. Esto se puede apreciar, especialmente, en el rubro de alimentos”, advirtió Gabiani.

En esa misma línea, Gabiani sostiene que, en la mayoría de los casos, en los productos alternativos no se registran grandes diferencias con los de las marcas formadoras de precios y que mantienen su calidad. Y agregó: “Para muchas familias, es una opción para poder transitar este difícil momento económico, ya que de otra manera no podrían seguir adelante. Por cada compra se puede ahorrar hasta un 60 por ciento”.

Por su parte, el presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), Pedro Bussetti, coincidió en afirmar que -de acuerdo a los relevamientos realizados por la entidad- se ha detectado un cambio en los hábitos de los consumidores. A la hora de efectuar las compras, recorren más los comercios, estudian con mayor detenimiento las ofertas y se inclinan por las segundas marcas. Sin embargo, se diferenció al considerar que la elección por los productos representa una baja en la calidad del consumo.