sábado 18 noviembre, 2017
Ultimas noticias

Destacan el éxito del sistema de garantías para alquileres en La Matanza

Se llama GISA y es un fondo común “solidario” creado por el Colegio de Martilleros Bonaerense. Funciona como respaldo ante los posibles casos de incumplimiento. El inquilino no presenta garante pero debe acreditar los ingresos que percibe y antecedentes crediticios. Según las inmobiliarias locales, agiliza las locaciones.

A nueve meses de implementarse la Garantía Inmobiliaria Sociedad Anónima (GISA), El1Digital consultó a las principales inmobiliarias de La Matanza para analizar y evaluar el funcionamiento de este nuevo sistema de alquiler de vivienda, sin un garante propietario de un inmueble. Afirman que el mecanismo contribuyó a reactivar y dar celeridad al mercado.

De acuerdo a estadísticas recientes, en La Matanza, el 15 por ciento de los inquilinos tienen dificultades para conseguir el aval de un propietario de un bien inmueble que, entre otros requisitos, no puede estar hipotecado, ni ser bien de familia, o cedido con usufructo.

El optimismo local

En ese contexto, el presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de La Matanza y titular desde hace cuatro décadas de una inmobiliaria en Gregorio de Laferrere, Manuel Ricardo Ferreyra Cantante, precisó que en varios distritos de la provincia de Buenos Aires se puso en marcha en junio último y que, desde entonces, ha contribuido a agilizar la concreción de los contratos.

En ese sentido, acentuó -remarcando el doble beneficio- que “ha tenido una muy buena recepción tanto por parte de los propietarios como de los eventuales inquilinos”. En tanto, destacó: “Hay una cantidad, muy importante de pólizas de seguro generadas a través del GISA en el mercado local”.

Los beneficios de la GISA

En sintonía, el empresario inmobiliario oriundo de San Justo, Héctor Echeverría, destacó la importancia que significa para el propietario disponer de un respaldo -del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos- ante posibles incumplimientos de los contratos.

En caso de que el inquilino se demore en el pago hace una denuncia -como la de un siniestro en el caso de los automotores- y el propietario del inmueble cobrar a través del seguro. Si la situación de impago se mantiene el juicio lo realiza la aseguradora.

En esa misma línea, hizo hincapié en que “la herramie
nta creada por 18 colegios de martilleros públicos bonaerenses, además, beneficia a sus accionistas, los agentes inmobiliarios, ya que dejaron de depender de las empresas aseguradoras de los bancos”.

“No es muy oneroso. Implica, aproximadamente, un monto similar a un mes más de alquiler y es absorbido por el futuro inquilino. Además, se puede dividir su pago en cuotas, para que resulte más llevadero para quienes buscan una vivienda”, indicó el martillero.

En contrapartida, Carmelo Affatato, dueño de una inmobiliaria en la localidad de Villa Madero, aseguró que un amplio porcentaje de los propietarios que ofertan viviendas en alquiler “se resisten a estos sistemas de seguros de caución”. “Mis clientes prefieren rentar con el aval de un garante porque se sienten más respaldados con la manera tradicional”, precisó.

Cómo acceder a la GISA

El potencial inquilino deberá completará un formulario con todos sus datos y los de las personas que van a vivir en el inmueble elegido. Desde la inmobiliaria, el agente lo centraliza al Colegio de Martilleros local para que autorice la póliza a través del sistema GISA.

Tras la aceptación, deberá presentarse en la inmobiliaria su DNI, fotocopia del recibo de sueldo y del resto de las personas que vivirán en el inmueble, para constata que el alquiler no supere el 30 por ciento de los ingresos del grupo familiar. En tanto, el martillero público solicitará los antecedentes crediticios. Así, se definirá si está apto para acceder a la GISA.

En 48 horas, se confirma si ha sido aceptada la solicitud. Luego de la aceptación, el futuro inquilino deberá abonar el pago de la póliza, que es el equivalente a un mes de alquiler; lo que significa un 4 por ciento del total de la operación.