sábado 23 septiembre, 2017
Ultimas noticias

Día del Padre: hubo menos ventas de las esperadas a nivel local

Si bien la recaudación superó a la de años previos, el Centro de Comerciantes de San Justo advirtió que, medidas en cantidades, las operaciones cayeron con respecto al año pasado, y que, aunque se vendió mejor que otros días, “no fue lo esperado”.

Durante el fin de semana largo, los comerciantes matanceros abrieron las puertas de sus locales, a pesar del feriado del viernes, con el objetivo de recibir a sus clientes con ofertas y descuentos por el festejo del Día del Padre. Sin embargo, a pesar de que las ventas fueron “mejores que otros días, no superaron lo esperado”, destacó Héctor Gabiani, presidente del Centro de Comerciantes de San Justo.

En diálogo con el programa El día de mañana, emitido porRadio Universidad, el referente comercial aseguró que “se ha vendido bien, no en términos de cantidad, sino en valor de moneda”. “No es fácil superar lo vendido dos o tres años atrás en número de productos”, completó.

“No es fácil superar lo vendido dos o tres años atrás en número de productos”, advirtió Héctor Gabiani.

Si bien los comerciantes decidieron abrir sus locales a pesar del feriado, no lograron convocar a la clientela esperada, aunque “el sábado fue un día de muchísima gente en San Justo”. “El polo de atracción fue el centro comercial, primero por el stock y después por los precios, que son acordes a esta situación que estamos pasando”, agregó el dirigente.

Los rubros con mayores ventas fueron los destinados al sector masculino, como por ejemplo, deportes, joyerías, indumentaria y, además, muchos otros se beneficiaron por “rebote”, ya que, según Gabiani, “las familias fueron a los locales, entonces, trabajaron otros productos que no son los específicos”.

En este sentido, el presidente del Centro de Comerciantes de San Justo planteó que los precios de los productos son razonables: “Los comerciantes acordamos que hay que remarcar lo menos posible porque, de otro modo, vamos a perder al cliente y vamos a perder contra la competencia, porque la venta viene muy baja en todos los rubros”.

Por último, ya que la compra de un local, por ejemplo, en la calle Arieta, dependiendo de las dimensiones, ronda entre los 20 mil y 25 mil dólares, y el alquiler arranca entre 30 mil y 40 mil pesos por mes, sumado a los costos de las tarifas y la caída en las ventas, Gabiani advirtió que algunos vendedores ya abandonaron sus negocios.

En ese sentido, explicó: “Los locales que se fueron se han ido por distintas circunstancias: muchos se asustaron con los tarifazos y a otros le afectaron realmente, ya que son altísimos los costos; y, en segundo lugar, algunos propietarios han aumentado a precios altísimos los alquileres, sin medir las consecuencias, y han pedido más de lo que corresponde”.