lunes 20 agosto, 2018
Ultimas noticias

El soterramiento en Ramos: aún discuten dónde poner el obrador

Tras varias idas y vueltas, acordaron con Nación Scalabrini Ortiz al 2400. Pero lo objetan los comerciantes.

El soterramiento del ferrocarril Sarmiento aparece envuelto en otro embrollo (además del caso Oderbrecht, una de las empresas a cargo de la obra). La constructora, el Municipio de La Matanza y el Ministerio de Transporte de la Nación buscan ponerse de acuerdo sobre donde instalar el obrador para hacer la estación de Ramos Mejía a 21 metros bajo tierra, luego de que acordaron ubicarlo en Scalabrini Ortiz al 2400 y los comerciantes juntaron 60 firmas para oponerse. Ahora, con cierto apuro por parte de la empresa, evalúan alternativas que incluyen desde avenida Rivadavia a otra calle del lado Norte.

El primer movimiento a la altura de Ramos fue en diciembre del año pasado, cuando arrancaron los primeros: cerraron poco más de un carril de Rivadavia para avanzar con el secado de napas. Hasta allí hubo acuerdo y la Comuna prohibió estacionar sobre el carril izquierdo de la avenida, para recuperar el que se había perdido. Pero en marzo arrancaron los problemas.

A la hora de instalar el obrador para hacer la estación subterránea, la empresa, con el aval de Nación pidió colocarlo en la plaza Sarmiento, que estaba en medio de una remodelación. El Municipio- que venía con la reconstrucción de la plaza demorada- se lo negó y todas las partes acordaron colocarlo en Scalabrini Ortiz al 2400, donde prácticamente no hay viviendas sino todos comercios.

Hay varios inconvenientes con el obrador. Por un lado la cantidad de tiempo que estará instalado: según calculan, será por lo menos cuatro años. Pero además necesitan una rampa de 270 metros de largo por donde saldrán hasta 100 camiones de tierra al día.

“Juntamos 60 firmas para oponernos, y teníamos el apoyo del centro comercial del lado norte. Esto nos iba a fundir porque significaba interrumpir el tránsito de vehículos durante cinco años”, explica uno de los comerciantes que asegura que los otros dueños de locales se enteraron del obrador por una nota en el Zonal.

Tras la firma de un petitorio se reunieron con funcionarios municipales. En la Comuna escucharon el reclamo y le explicaron a la empresa que tampoco podrían ponerlo en ese lugar. Pero además, aun en medio de las negociaciones el Municipio termino al fin la remodelación y en los últimos días inauguro la plaza Sarmiento.

Allí empezaron más idas y vueltas sobre dónde poner el obrador, con el apuro de la constructora porque la tuneladora que ya salió de Haedo- y cavara 16,7 kilómetros hasta Caballito- debe pasar por Ramos Mejía ya con el hueco de la estación realizado.

“La empresa acerco otra propuesta en la que ocupaba la calle Álvarez Jonte y tomaba parte de la plaza, pero le insistimos en que no podían”, explica Mariano Ríos Ordoñez, vicejefe de Gabinete de La Matanza. “Tenemos que buscar una solución que afecte lo menos posible a los vecinos y a los comerciantes, por eso le llevamos la idea de instalarlo en Rivadavia, que ya está cortada”, agrega el funcionario, que asegura que tiene buen dialogo con la empresa como con Nación, después de los cruces por el Metrobus de la Ruta 3.

También hubo planteo para armar un obrador dividido. Por un lado la sede administrativa y por otro la operaria. Y también se estudió un obrador móvil: estaría ocho meses en una calle y luego lo mudarían para que no afecte tanto a una parte de los comerciantes.

En el Gobierno también se mostraron conciliadores. “Se está consensuando con el Municipio la locación del obrador”, explican en el Ministerio de Transporte de Nación, también lejos de la ultimas peleas entre el titular del área., Guillermo Dietrich, y la intendenta Verónica Magario. Además, afirman que “mientras tanto están avanzando en obras preliminares de cateos, depresión de natas y ventilación”.

“Tras la última reunión quedamos en que nos iban a llamar cuando tengan una propuesta concreta”, señalan los comerciantes. Esta vez hay apuro de dialogo, por lo que pronto habría un acuerdo.