lunes 20 noviembre, 2017
Ultimas noticias

En los polos productivos todo se congela

Un informe de la Universidad Austral, ideológicamente cercana al Gobierno, advierte sobre los efectos de la política económica en los principales rubros de producción de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos.

Los principales polos productivos del país están mostrando los efectos negativos de los tarifazos en los servicios públicos, la menor demanda interna debido a la inflación y la ausencia de políticas que fomenten la inversión. “El sinceramiento de la economía encarado a partir de febrero, con los aumentos de la energía eléctrica y continuados luego con los de agua y gas, está mostrando resultados bastante más adversos que el conjunto de políticas destinadas a destrabar la economía”, sostiene un relevamiento de la Universidad Austral, una institución ideológicamente cercana al Gobierno, sobre producción, consumo y sistema financiero para la región Centro, que abarca a las provincias de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. La producción de automotores acumula una caída de 18,1 por ciento interanual en el primer trimestre, las ventas en supermercados retrocedieron 8,8 por ciento, el despacho de cemento cayó 7,3 por ciento y los créditos al sector privado se retrajeron en un 1,7 por ciento. Estas son algunas de las variables que destaca el estudio. En el rubro agroindustrial, los resultados son más ambiguos, ya que la devaluación y la eliminación de retenciones favorecieron a la industria aceitera, pero continúan los problemas en carnes y lácteos.

“El Gobierno apuesta al crédito internacional para financiar la inversión pública y, con ella, el despegue de la economía, en un marco donde la inversión privada aún se demora en llegar”, señala el estudio que dirigió Ana Inés Navarro. Mientras el macrismo aguarda la lluvia de inversiones, las medidas adoptadas supuestamente para atraerlas les está jugando una mala pasada a las economías regionales. La suba de las tasas de interés desalienta la inversión local y favorece la bicicleta financiera, la pérdida de poder adquisitivo por la inflación y los tarifazos retrae el consumo y la delicada situación económica en Brasil reduce los niveles de exportación. Las industrias más afectadas son petroquímica, metalúrgica y siderúrgica. Estas bajas repercutieron en el mercado laboral. Sin datos para el conjunto, se destaca que en el trimestre se contrajo 0,7 por ciento interanual el empleo en Construcción. “Cabe aclarar que estos son puestos de trabajo registrados y que la merma en el empleo no registrado ha sido varias veces superior”, indica el informe. En el resto del país esa baja fue de 3,1 por ciento.

Producción

En la región Centro la cadena sojera muestra dinamismo, pero el resto de los sectores evidencia un comportamiento dispar. La producción láctea en dos de las tres provincias analizadas (Santa Fe y Entre Ríos) acumula a marzo unos 713 millones de litros, que representan una caída interanual de 2 por ciento. El principal problema del sector es la fuerte caída en los precios al productor que, en términos reales, bajaron 37 por ciento interanual. A valores oficiales se pagó 18 centavos de dólar el litro. Las ventas internas de productos lácteos cayeron frente a marzo del año pasado un 12,2 por ciento en Santa Fe, 22,2 por ciento en Córdoba y 26,1 en Entre Ríos. En el sector cárnico, la suba interanual del kilo vivo de ganado ascendió a 43,4 por ciento, lo que resintió su consumo, según el informe. La venta de carnes bajó 5,3 por ciento en la región, con bajas de 1,2 por ciento en Santa Fe, 9,3 en Córdoba y 3,4 en Entre Ríos.

La industria automotriz finalizó el trimestre en la región con ventas por 33.481 unidades nacionales e importadas, lo que implicó una caída interanual de 1,4 por ciento. La disminución local contrasta con el registro positivo en el resto del país, que aumentó 1,3 por ciento. “En parte puede deberse a que en el último trimestre de 2015 hubo un fuerte crecimiento en las ventas anticipando la devaluación y el cambio de precios consecuente. Enero fue particularmente adverso: con casi 12.000 unidades vendidas, con lo que fue el registro más bajo desde enero de 2004 (9251)”, señala.

Consumo

La facturación de supermercados en la zona Centro se ubicó en 7441 millones de pesos en el primer trimestre de 2016. “Corregidas por precios y considerando un valor promedio de aumento de precios interanual para este período de 35,2 por ciento, se registraría una baja en volumen de ventas de 8,8 por ciento respecto al año anterior”, advierte el documento de la Universidad Austral. En marzo, la facturación estimada del sector en la región habría caído en volumen 1,2 por ciento respecto de febrero y la tendencia se mostró decreciente (0,6 por ciento). La brecha interanual habría sido negativa de 10,3 por ciento. “Las inversiones en el sector siguen estancadas, tanto en cantidad de locales como en superficie. En Entre Ríos, el sector ya no registra nuevas aperturas, y cae para todo el sector regional la rentabilidad por metro cuadrado”, destaca. En este segmento se incluyen inversiones locales y extranjeras, dado que la mayoría de las cadenas de supermercados e hipermercados locales son subsidiarias de internacionales.

El consumo de energía creció 4,9 por ciento interanual en el primer trimestre de 2016. La situación es dispar entre los meses y los sectores. Los grandes usuarios y las distribuidoras experimentaron crecimiento hasta marzo, cuando el consumo bajó tanto en los consumidores de baja y media tensión como en los grandes. “En los primeros, los anuncios del incremento en el costo de la energía vigente a partir de febrero, más cierta baja de las temperaturas, explican la reducción del consumo en marzo”, detalla.

Sistema Financiero

Las altas tasas de interés que impulsa el Banco Central en el sistema financiero estimulan la colocación a plazo pero erosiona las posibilidades de obtener crédito accesible. A fines del primer trimestre de 2016, el saldo nominal de los depósitos captados por el sistema financiero de la región ascendió a 150.585 millones de pesos, con una suba de 11 por ciento en términos reales respecto del mismo período del año anterior. El ahorro de la región está por encima del resto del país. Esto se explica por la ganancia extraordinaria del sector agroexportador que coloca una parte en depósitos bancarios.

No obstante, pese al mayor stock de fondeo de los bancos, los créditos se retraen. El total de préstamos otorgados a los residentes ascendió nominalmente a 131.582 millones de pesos, lo que evidencia una contracción de 1,7 por ciento interanual en términos reales (descontando el impacto de la inflación). “Estas cifras revelan que los depósitos excedieron a los préstamos en casi 14 por ciento en un contexto de crédito caro para la producción”, alerta el informe. La contracción interanual relativa del crédito local fue mayor a la observada a nivel nacional. La falta de financiamiento accesible complicará el arribo de inversiones genuinas de productores locales, lo que impactará en el consumo interno, la industria y el empleo.