Miércoles 16 Agosto, 2017
Ultimas noticias

Encuentro Para el Desarrollo Argentino

El Encuentro para el Desarrollo Argentino es un ámbito convocado por el candidato a presidente Daniel Scioli para presentar su propuesta política.

Inspirada en el llamado del Papa Francisco a promover la cultura del encuentro, esta convocatoria propone la articulación de Políticas de Estado a través del trabajo conjunto con todos los sectores que se vinculan con la estrategia del Desarrollo Argentino: trabajadores, empresarios, investigadores, intelectuales, gobernadores, intendentes y legisladores.

Es un compromiso federal que contempla las realidades y particularidades de las provincias y los municipios, que busca que las economías regionales crezcan sobre bases sólidas, y que las grandes ciudades tengan los servicios y la infraestructura necesaria para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Esta estrategia permitirá un crecimiento equilibrado en todas las regiones, con producción con alto valor agregado, con equidad y con competitividad.

Las metas del Desarrollo Argentino son:

  • Crecimiento sostenido de la actividad económica, basado en el consumo y sobre todo en las inversiones, en la innovación, la ciencia y la tecnología aplicadas a la producción, en la ampliación de la infraestructura, y en el rechazo a cualquier lógica de ajuste.
  • Pleno empleo con reducción progresiva y sustancial del trabajo no registrado, entendiendo que la base del desarrollo es el esfuerzo y el trabajo de todos.
  • Distribución del ingreso como medio para reducir la pobreza, erradicar la indigencia y promover la inclusión social, a través de un compromiso inquebrantable con el poder adquisitivo del salario y el ingreso de las familias.
  • Calidad de vida por medio de la consolidación de un Estado de Bienestar garante de los pilares del desarrollo humano: salud y educación pública, pleno ejercicio de la soberanía nacional y popular, el respeto a los derechos humanos y la vigencia de la democracia política.

 Discurso de Daniel Scioli en el Encuentro para el Desarrollo Argentino

Encuentro para el Desarrollo Argentino V20

Gracias a cada uno de ustedes por hacerse presentes en esta convocatoria.

Gobernadores e intendentes, trabajadores y empresarios, Investigadores e intelectuales, Legisladores y ciudadanos:

Gracias por sumarse a este encuentro, para proyectar juntos la próxima etapa del Desarrollo Argentino.

Hoy estamos ante una oportunidad.

Y como siempre, las oportunidades son elecciones.

Tenemos la oportunidad de elegir lo que queremos para nuestro país.Por eso hoy estoy acá.

Y por eso quiero ser el presidente de todos los argentinos.

Escuché decir que hay cosas que están bien y cosas que están mal.

Pero hay una sola forma de estar mejor: profundizando lo bueno.

Hacer mejor es reconocer errores, pero también es no volver atrás.

Como la ciencia, que retoma desde donde dejó el otro y avanza.

Mi política no es la contra de nadie. Mi política es mejorar lo de todos.

Desarrollar es dar. Dar para que no te falte lo que tenés y tengas lo que te falta.

Desarrollar es hacer cosas para siempre.

Desarrollar es el famoso futuro que al final está llegando.

Mis metas son claras: crecimiento económico sostenido, pleno empleo y de calidad, distribución del ingreso y mayor calidad de vida.

Estoy convencido de que estas cuatro metas del desarrollo argentino son centrales.

Tenemos la capacidad de alcanzarlas, si profundizamos lo que hay que profundizar, sostenemos lo que hay que sostener y cambiamos lo que tenemos que cambiar.

Estoy convencido de que podemos hacerlo cada vez mejor.

 Porque las necesidades cambian a partir de la necesidad conseguida.

Por eso siempre falta. Y Argentina necesita que sigamos construyendo a partir de lo construido.

Y hoy, humildemente, vine a compartir con ustedes una propuesta para seguir avanzando en las asignaturas pendientes.

El punto de partida es la reindustrialización.

Estimulamos como nunca el mercado interno, lo que dio lugar a más consumo y más inversión. Ahora vamos por las inversiones que faltan, las estratégicas.

Son las que requieren de una potente Banca de Desarrollo, que sustituya importaciones y diversifique aún más nuestras exportaciones.

Así, con cada vez más inversión privada y pública, lograremos una inflación de un dígito, pero nunca a costa del ajuste de nuestras políticas de inclusión social … y los salarios, sino con más y mejor crecimiento.

Impulsaré más incentivos para la repatriación de capitales, y una Ley de asociación pública privada para generar un flujo de inversiones que le dé sustentabilidad social, económica y productiva a la Argentina.

En este punto, me comprometo a atraer a nuestro país un piso de 30 mil millones de dólares por año.

Voy a promover especialmente la inversión científico tecnológica, en innovación y diseño industrial; también en bienes de capital.

Esa es la inversión que va a aumentar la productividad de la economía, ganar más competitividad y mercados externos.

Creamos millones de puestos de trabajo. Ahora vamos por que todos tengan trabajo en blanco, con asignación familiar, obra social y aportes previsionales.

Mi compromiso es seguir asegurando los beneficios que han alcanzado los trabajadores en materia de derechos, con 12 años de paritarias libres y consecutivas, con el salario mínimo vital y móvil más alto de América Latina.

Como decía Perón: “Gobernar es crear trabajo”.

Ese es el nacimiento del peronismo, la justicia social.

Que todo aquel que trabaje también tenga el poder para vivir mejor.Un país no distribuye la renta porque crece. Crece porque distribuye la renta.

En este camino, enfocarnos en la educación, la ciencia y la tecnología es el principal objetivo. Porque la educación es la puerta de entrada para el progreso de todos. Especialmente para los humildes.

Nos permite conseguir mejores trabajos y oportunidades, y es el antídoto más poderoso contra la inseguridad.

Argentina necesitaba de la Asignación Universal por Hijo, de la recuperación del salario docente y de los planes de construcción de Escuelas, para que haya más chicos que nunca en las aulas.

Ahora, vamos por la agenda de la calidad educativa que consensuamos con toda la comunidad del sector.

Para lograrlo, hemos acordado:

Garantizar el 100% de escolarización de jardín de infantes a los 4 años, Avanzar en la universalización de la sala de 3,

Que en todas las escuelas primarias haya jornada completa, con segunda lengua, expresión artística y deporte.

Asegurar que todos incorporen el dominio de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Que en la secundaria bajemos la deserción.

Que extendamos el boleto estudiantil gratuito a toda la Argentina.

Que haya más capacitación, evaluación y exigencia, a maestros y alumnos.

Que consolidemos un sistema universitario de excelencia y profundamente vinculado a los desafíos y problemáticas de su entorno regional y del país.

Creamos nuevas universidades, Conectar Igualdad, repatriamos miles de científicos… y tenemos satélites de Arsat y 55 mil kilómetros de fibra óptica.

Ahora, vamos a incrementar la inversión en ciencia y tecnología del 0,6 al 1% del Producto Bruto, para que haya más jóvenes estudiando carreras científicas y tecnológicas.

Mi compromiso es también fortalecer la educación técnica y profesional, estrechando su vínculo con el mundo del trabajo. Impulsamos la reindustrialización y, porque en estos años nacieron 14.600 nuevas empresas industriales -de las cuales 6.100 son PYMES-, creamos nuevos parques industriales para albergarlas.

Mi agenda es que la industria sea cada vez más federal, con más tecnología, capacidad exportadora, escala e impacto local, que en cada parque industrial haya una escuela técnica y que haya cada vez más valor agregado en origen.

Desarrollo es integrar cada vez más la educación y el trabajo, el campo y la industria. Vamos a institucionalizar un Diálogo Agropecuario Federal y Nacional, que incluya a los pequeños y medianos productores del campo, a las provincias productivas, a las cadenas de valor, a organizaciones técnicas y profesionales, a las universidades, a los trabajadores del campo así como a la banca pública y privada.

No quiero en la Argentina un paraíso financiero ni fiscal. Hagamos de nuestro país un paraíso productivo, en donde todo aquel que pueda trabajar, trabaje. En donde todo productor, produzca.

En donde el Estado apoye, estimule y proteja. Por eso, láncense a sembrar y a producir más y más.

Yo les garantizo que van a tener rentabilidad, que nuestros pequeños y medianos productores estarán mejor, y que vamos a seguir atendiendo al consumo popular con alimentos de calidad y a precios justos.

Las divisas se consiguen exportando, no endeudando al país.

Quiero más Argentina en el mundo y más mundo en la Argentina.

Seguiré poniendo todo mi esfuerzo, desde el vínculo construido con los líderes de la región, para profundizar nuestras relaciones internacionales, alentar nuevos mercados para la exportación y atraer nuevas inversiones.

 Necesitamos también un Banco Central que siga fortaleciendo sus reservas para asegurar nuestra soberanía macroeconómica.

El tipo de cambio lo va a fijar el Banco Central en la flotación administrada. Nosotros no vamos a dejarlo librado al mercado.

En estos años no sólo nos desendeudamos como ningún otro país del mundo, sino que gracias a nuestra posición, hoy empezamos a trabajar para que exista un mundo libre de buitres.

Me llena de orgullo que las Naciones Unidas hayan aprobado los nueve principios impulsados por la Argentina para la reestructuración de la deuda de los países. Junto a las resoluciones por Malvinas, son una gran victoria nacional pero también universal, porque establecen un criterio de justicia y soberanía ante la especulación y el colonialismo.

Argentina demostró que no es necesario pagarle a los fondos buitres para acceder al financiamiento internacional destinado a apuntalar la infraestructura social y productiva, con el fin de mejorar la logística y el transporte.

Por eso, seguiremos trabajando para pagarles al 100% de nuestros acreedores internacionales, pero en condiciones justas, legales, equitativas y sustentables.

Argentina necesitaba que recuperemos Aerolíneas.

Argentina necesitaba que recuperemos los ferrocarriles. Voy a ocuparme de integrar nuestras provincias cada día más, de readecuar la red vial y fluvial, especialmente pensada para bajar los costos de las economías regionales.

Para que los trenes que recuperamos y que llegaron al Conurbano, lleguen cada vez más al interior.

Para que desarrollemos también los trenes de carga, con miles de kilómetros de nuevas autopistas y autovías, y un nuevo modelo de gestión para los caminos rurales.

Planificaremos y administraremos un sistema logístico integral desde el Gobierno Nacional, con cada Provincia.

Se trata de hacer más: nuevos puertos públicos, aeropuertos de carga y más puentes.

Se trata de poner en marcha todos los talleres navales del país.

Son camiones y trenes. Son barcos y aviones. Son acueductos e hidrovías. Son gasoductos y tendidos de red eléctrica.

Voy a seguir apoyando el desarrollo del Corredor Bioceánico Aconcagua, que une el Océano Atlántico con el Pacífico.

Vamos a hacer realidad el túnel de Agua Negra.

Un proyecto que permitirá conectar San Juan con Chile y así fortalecer los flujos comerciales… el corredor bioceánico Porto Alegre-Coquimbo y el acceso a mercados del Asia Pacífico.

Argentina necesitaba que recuperemos YPF y concretemos Atucha II.

Ahora, vamos por la soberanía energética, con más inversión para la exploración y producción, nuevas empresas y centrales nucleares.

Tenemos todas las condiciones para abordar también una nueva agenda ambiental para las próximas generaciones contra el cambio climático, y avanzar en el desarrollo de las energías renovables.

Contamos con los mejores vientos del mundo en la Patagonia; energía solar e hidroeléctrica en el sur y en el norte; tenemos científicos y capacidad de desarrollo e innovación tecnológica.

Argentina necesitaba el Plan Federal de Viviendas y los créditos hipotecarios Procrear.

Mi compromiso es seguir generando las condiciones para que cada vez más argentinos cumplan su sueño de la vivienda propia.

Esa es la movilidad social ascendente y la base de la fuerza familiar.

Le exigiré a los bancos privados que sean también alternativas para que los trabajadores y la clase media cuenten con créditos hipotecarios de largo plazo y a tasas accesibles.

Nos proponemos construir 250 mil viviendas anualmente, con un piso de 1 millón nuevas en 4 años.

 La familia es el pilar básico de la sociedad.

Me voy a ocupar de seguir fortaleciéndola, cuidando muy especialmente a las mujeres, a los más chicos y a los adultos mayores.

El Papa Francisco nos marcó el camino: “Servir significa cuidar la fragilidad. Cuidar a los frágiles”.

La Argentina necesita que sigamos construyendo de abajo para arriba. Para levantar todo. Y no de arriba para abajo, y aplastar todo.

Seguiremos reduciendo la mortalidad infantil, para que cada año sea el mínimo histórico. Es un compromiso moral. Lo haremos fortaleciendo la seguridad alimentaria y la atención integral en los primeros mil días de vida, determinantes porque es allí donde se construyen las bases del futuro.

UNICEF comprobó que la efectividad de la inversión social destinada al Desarrollo Infantil Temprano muestra tasas de retorno superiores a 14 veces lo invertido.

La Argentina necesitaba trabajar en los que ya trabajaron. Hoy, la jubilación mínima en nuestro país es la más elevada de América Latina, pero sabemos que hay que mejorarla cada vez más. Sabemos que podemos hacerlo mejor.

Por eso nos vamos a ocupar de devolverle el IVA a todas las compras con tarjeta a jubilados y pensionados que ganan la mínima. Y también a los beneficiarios de la Asignación Universal y Progresar, y de todas las prestaciones sociales.

El desarrollo es cuidar y privilegiar la experiencia y el trabajo de toda la vida. Los países grandes cuidan a su gente grande. Ellos merecen toda nuestra atención, gratitud y reconocimiento.

Hoy tenemos, gracias a las moratorias previsionales, la mayor cobertura jubilatoria en nuestra historia.

Mi compromiso con nuestros adultos mayores es continuar y renovar los planes de inclusión para sostener este derecho. Y mantener y fortalecer ANSES como un organismo estatal modelo.

La Argentina creció como nunca en inclusión social y en la ampliación de derechos. Ahora, esas nuevas conquistas nos suponen nuevas responsabilidades.

Es tiempo de afianzar el cumplimiento de la ley y la seguridad ciudadana, con un compromiso estricto de la Justicia en la lucha contra el delito.

La exitosa experiencia de las Policías Locales la llevaremos a todas las ciudades del país.

Con la creación de una Agencia Federal especializada y la formación de cien mil nuevos efectivos entre fuerzas comunales y federales, vamos a fortalecer la prevención del delito, la custodia de las fronteras y el combate contra el narcotráfico.

La Argentina logró un reconocimiento en el mundo entero por la política de Estado en Derechos Humanos, en torno a la Memoria, la Verdad y la Justicia. Ahora sumaré una agenda de derechos humanos de nueva generación, con eje en los derechos ambientales, la lucha contra la violencia de género y la trata de personas.

El desarrollo es también ir a un país cada vez más federal.

La Presidenta hizo que el Estado Nacional recupere su capacidad de responder a las demandas sociales, apalancar la economía y llevar adelante grandes obras de infraestructura social y productiva en provincias y municipios. Ahora vamos a fortalecer la capacidad de inversión de los estados provinciales y municipales.

Crearemos fondos descentralizados de áreas metropolitanas para que las grandes ciudades tengan policías locales, hospitales intermedios, acceso universal al agua potable y las cloacas, urbanización social y mejor espacio público.

Eso es el desarrollo. Ampliamos derechos como nunca antes.

Hoy tenemos todas las condiciones que nos permiten proyectar un futuro con esperanza, y con progreso.

Tenemos logros conseguidos y otros temas por trabajar. Tenemos la materia gris y la materia prima.

 Proyectemos las aspiraciones compartidas para realizar lo que aún falta.

Esa, será la victoria de todos.

Como escribía el compañero Héctor Oesterheld, no hay héroes solitarios.

Será desde el trabajo, el techo y la tierra que haremos más grande a nuestra nación. Porque son la base de un proyecto colectivo, integrador y socialmente justo.

Como nos enseñaron nuestros abuelos, como lo hacen ustedes los jóvenes. En el servicio a los demás, reside la verdadera realización.

Los convoco a seguir transformando la Argentina.

Especialmente a los independientes.

Porque sé que no son indiferentes. Tengan la confianza de que sé escucharlos. Me preparé toda la vida para ser presidente.

Tengo la experiencia de gobierno para hacer lo que falta. Para garantizar gobernabilidad. Para llevar tranquilidad, certidumbre y previsibilidad.

Actuemos con mucha convicción, con valores y con la conciencia de nuestra enorme responsabilidad histórica.

La de esas banderas que flamean sostenidas en los brazos peronistas. Las de soberanía política, independencia económica y justicia social.

Convoco a todos los compañeros y compañeras.

Desde la unidad de nuestro movimiento tendemos puentes hacia las demás expresiones políticas nacionales:

Al radicalismo popular, al socialismo progresista, como así también a los indecisos.

Nuestro espíritu es frentista y apuesta a la transversalidad en las ideas, en las políticas de Estado y en los hombres que las llevan adelante.

Promovamos la cultura del encuentro a la que apela el Papa Francisco.

Los valores de la Igualdad, la Fraternidad, la tolerancia, la diversidad, la libertad de expresión y la independencia de poderes son pilares de nuestra democracia.

 Les agradezco de corazón por acompañarme en este camino.

Estoy convencido de transitarlo y vamos a hacerlo juntos. Argentina necesita cada vez de mayor integración.

Y así, la victoria que viene ahora, será la victoria de todos.

La victoria de más y mejores derechos.

La victoria del trabajo en blanco La victoria de la calidad educativa.

La victoria de la ciencia y la tecnología. La victoria de la casa propia. La victoria de la industria y el campo. La victoria de la soberanía energética.

La victoria de cada pueblo, de cada localidad y de cada provincia. La victoria de un país más federal.

La victoria de estar más conectados y más integrados.

La victoria de hacerlo cada vez mejor.

Desarrollar no es cambiar. Es construir a partir de lo construido, porque sino no hay nada para desarrollar. Porque sino, la Argentina siempre será un país potencial.

Desarrollar quiere decir evolución, progreso, producción.

Es un crecimiento que nos lleva hacia el futuro. Desarrollar es ir detrás de una ilusión, de un proyecto.

El desarrollo es un viaje de esta Argentina a la Argentina que soñamos. A la Argentina que está dentro de cada uno. 12 Yo, vengo a proponerles el desarrollo.

Sólo les pido que me den la oportunidad.

De esta manera lo haríamos entre todos. Y yo sé que así podemos hacerlo cada vez mejor.

El 25 de Octubre vas a elegir tu victoria.

Vas a elegir seguir avanzando

. Yo sé que vas a elegir un futuro mejor para vos y para tus hijos.

Vayamos a buscarlo.

Lo vamos a tener. Yo les aseguro que lo vamos a tener.

La victoria del próximo capítulo de este proyecto: el desarrollo argentino.

A partir de la victoria popular, que será la victoria de la Gran Argentina.

Muchas gracias.