miércoles 20 septiembre, 2017
Ultimas noticias

“Es una vergüenza que a los trabajadores que reclaman por su trabajo les respondan con palos”

Dirigentes sociales y políticos repudiaron la represión y el desalojo que sufrieron esta mañana los trabajadores de PepsiCo.

Referentes de todo el arco político repudiaron la represión de las fuerzas de seguridad que, esta mañana, desalojaron de manera violenta a los trabajadores de la planta PepsiCo de Vicente López, quienes reclamaban por la restitución de los 600 puestos de trabajo perdidos cuando la firma cerró sus operaciones en esa sede sorpresivamente. Entrevistados por Radio Universidad, legisladores, referentes sociales y sindicales apuntaron, también, a la responsabilidad de los gobiernos nacional y bonaerense.

“La situación es terrible, han avanzado para reprimir a los trabajadores y trabajadoras, muchas de ellas con sus hijos, que simplemente estaban reclamando por sus puestos de trabajo. Esto es responsabilidad de los gobiernos nacional y provincial y nadie se hace cargo de esta brutalidad”, denunció Nathalia González Seligra, referente docente matancera y diputada nacional por el FIT, quien estuvo presente durante el desalojo.

“La Justicia laboral debe responder para resguardar a los trabajadores“, denunció Nathalia González Seligra, referente docente matancera y diputada nacional por el FIT.

“La Justicia laboral debe responder para resguardar a los trabajadores“, agregó la legisladora, al ser consultada por el programa Después vemos.

Por su parte, Juan Carlos Alderete, dirigente de la Corriente Clasista y Combativa dialogó con el programa El día de mañana, que se emite por la misma emisora, y analizó: “Sabíamos que esto podía suceder porque un gobierno de ricos para ricos no tiene miramientos para reprimir a los trabajadores, como si los trabajadores cometieran un delito por defender sus puestos de trabajo”.

En tanto, el exdiputado nacional por el FIT Nicolás del Caño, quien también acompañó a los trabajadores durante el desalojo, aseguró que “la represión fue brutal y terminó con siete detenidos”. “Es una vergüenza que a los trabajadores les respondan con los palos cuando reclaman legítimamente por sus puestos de trabajo”, agregó.

El dirigente de la CTA, Hugo Yasky, también se manifestó contra la represión. “Produce indignación ver cómo a los hombres y mujeres que defienden sus puestos de trabajo se los trata como escoria humana, se los apalea y se ejercita sobre ellos la violencia ordenada por los gobiernos nacional y provincial despiadadamente”, opinó.

“Claramente, lo que correspondía era la intervención del Ministerio de Trabajo para obligar a una multinacional a respetar las leyes laborales argentinas, pero (el Gobierno) decide defender a las corporaciones y esta es la consecuencia de una gestión que piensa en unos pocos”, cerró el referente sindical.