lunes 15 octubre, 2018
Ultimas noticias

Gabriel Barba: “La inflación desequilibró la economía de la gente más sencilla”

El Obispo de Gregorio de Laferrere analizó el panorama actual de los habitantes de diferentes barrios del Conurbano.

En el año 2014, el Obispo Gabriel Bernardo Barba llegó a la Diócesis de Gregorio de Laferrere para ocupar el lugar de Juan Horacio Suárez, quien dejaba su cargo debido a problemas de salud. Desde aquel momento, Barba emprendió un camino de compromiso y solidaridad con los habitantes del Partido. Y hoy, con su vasta experiencia en los barrios, desprende su mirada sobre la situación actual.

En diálogo con el programa Después vemos, por Radio Universidad, el Obispo de Laferrere explicó que, si tuviera que hablar sobre la realidad actual de los habitantes del Partido, “diría que lo que más le afectó, en este último tiempo, es el tema de la inflación, ya que desequilibró la realidad económica de la gente más sencilla”.

Ante la ausencia del Estado, las iglesias en muchas ocasiones juegan un rol importante. Muchos curas de barrios populares están haciendo un trabajo fuerte a través de barriadas en los distritos y La Matanza no es la excepción. En el caso del obispado de Barba, sostiene que la ayuda que se brinda es a través de una organización: “Tratamos de que en todas la parroquias haya una organismo de Cáritas, que se maneja a través de gente voluntaria de las mismas comunidades que trabajan en red y colaborativamente”.

En línea con esto, manifestó que se presentan dos demandas puntuales en las localidades matanceras al trabajar en Cáritas, “una que es urgente y está relacionada a los alimentos y, otra, relacionada en trabajar en un proyecto, que es que la gente pueda algún día salir de una mala situación por sus propios medios”.

Para finalizar, el monseñor Gabriel Bernardo Barba pronunció su visión en relación a los comedores barriales. “Trato de comunicarle a los curas que no se tiene que perder el vínculo familiar. Es importante que la familia no pierda la costumbre de reunirse y comer toda junta”, comentó y agregó: “Cuando yo era párroco, cocinábamos en común en una capilla y después la gente se llevaba la comida a su casa para comer en familia”.