Jueves 24 Agosto, 2017
Ultimas noticias

Gastón Cocchiarale en la piel de Daniel “Maguila” Puccio en la película “El clan”

Llegó el momento tan esperado del estreno. A partir del 13 de agosto se puede ver en las salas de todo el país la película del director Pablo Trapero “El clan” basada en la dramática historia real que conmovió a la Argentina en la década del 80, la de la familia Puccio. La que bajo el comando del padre, Arquímedes Puccio y con la estrecha y activa colaboración de sus hijos mayores Alejandro y Daniel secuestraron a cuatro reconocidos empresarios, cobraron el rescate y asesinaron luego a tres de ellos.

El rasgo más perverso de la historia es que los mantenían secuestrados en su propia casa rezando incluso antes de las comidas como una buena familia cristiana mientras sus víctimas permanecían engrilladas en el sótano. El resto de los integrantes de la familia, su esposa Epifanía y los otros tres hijos, aún a sabiendas obviamente de lo que sucedía, fueron absueltos por la justicia.

Gastón Cocchiarale ya estuvo en las páginas de La barra cuando siendo alumno del colegio Don Bosco de Ramos Mejía, institución en la que cursó todos sus estudios primarios y secundarios y de la que vivía hasta hace muy poco tiempo a escasas cuadras, dio sus primeros pasos en el escenario como una juvenil promesa de las tablas.

Hoy vuelve a dialogar con este medio tras este gigantesco salto al profesionalismo con su primera participación en cine formando parte del elenco de una película destinada a ser un éxito en el ámbito nacional.

De la mano de un extraordinario director como Pablo Trapero quien también fue alumno del Colegio Don Bosco y en compañía de dos grandes actores, uno consagrado como Guillermo Francella y otro en pleno auge como Peter Lanzani, su padre y hermano en la ficción, el film cuenta con la realización a cargo de grandes productoras nacionales e internacionales. Película además destinada a representar al país en diversos espacios internacionales como por ejemplo el festival de Venecia.

“Francella fue mi gran ídolo desde muy chico, cuenta Gastón. Cuando tenía alrededor de los 12 años me acompañó mi papá al teatro Astral donde él estaba actuando. Yo era muy tímido y sabía que no me iba a animar a hablarle así que me llevé una carta en la que tenía escrito lo que le quería decir y se la pude dar. Allí le contaba que mi sueño era ser actor nada más que para poder alguna vez compartir una escena con él”.
Así son los sueños. A veces se les da por convertirse en realidad. Pero acceder al papel del segundo hijo de los Puccio no fue tan sencillo.

“Cuando me enteré del casting para esta película me puse como loco. Sentí que era la gran oportunidad. De ahí en más no paré de enloquecer también a mi representante Tommy Pashkus para que me consiga un lugar en el casting. Después de mucho, mucho insistir, la idea en principio era buscar una figura más conocida, finalmente me convocan. Preparo las dos escenas que me indican, fue un fin de semana que creo que ni comí, y cuando me presento me llevo la primera sorpresa. Lo habitual es que sea un encargado de casting el que te toma la prueba pero estaba el propio Trapero y Peter Lanzani con quien tenía que hacer la escena. Terminada la prueba me fui de allí con el clásico comentario: en dos días te comunicamos la decisión. Fueron dos días tremendos. Pasé por todos los estados de ánimo y también lo sufrí a nivel físico. No veía la hora de que por sí o por no me dieran la decisión. Estaba manejando cuando finalmente me llama mi representante, me pide primero que estacione, me felicita y me dice que quedé elegido y que me tenía que presentar para comenzar a planificar el trabajo. Ahí me descargué, lloraba, reía, me venían miles de imágenes de toda mi historia hasta llegar a esto, no sabía a quién llamar primero para contarle”, recuerda.

Tuvo poco tiempo para la emoción. El intenso ritmo que le impuso la filmación comenzó de inmediato.

“El primer encuentro con Francella fue como cuando le llevé la carta. El se acercó a darme un abrazo muy afectuoso y jugando con la ficción, para romper el hielo, me dice: hijo. Yo estaba bloqueado y apenas le contesté. Recién después pude contarle todo lo que representaba para mí, le relaté la anécdota de la carta y se emocionó. Es una gran persona. Más allá de la película he ganado un amigo. Hoy si necesito lo llamo y lo consulto y me dedica mucha atención. Además de todo el arduo trabajo actoral para meterme en el personaje de Daniel ‘Maguila’ Puccio, para lo que recibí una gran ayuda de mi maestro Lisardo Laphitz (también estudió con Lito Cruz y Esteban Mellino entre otros), tuve que hacer un trabajo físico en el gimnasio para adaptar el cuerpo al de un rugbier como lo era él. La filmación comenzó en noviembre y se extendió hasta mediados de enero”, explica el joven actor.

De aquí en más, aunque sigue con importantes participaciones en publicidad, los proyectos inmediatos de Gastón tienen que ver de nuevo con el teatro que es lo que más lo apasiona donde participa tanto como actor como en la producción de las obras. Luego del éxito de “Tute Cabrero” de Roberto Cossa, con un año de funciones a sala llena en el teatro El duende, está preparando dos trabajos: “Los Lascia” que presentará en el teatro Timbre 4 y “La escuela de las mujeres”, una obra de Moliere.

Desde hace unos meses se mudó a Belgrano y haciendo teatro conoció a su novia Tamara Liberati también actriz. Pero sigue viniendo a Ramos a encontrarse con sus amigos y a visitar a su familia compuesta por su papá que tiene una empresa de catering en la zona, “La Cucina de Claudio”, su mamá Silvia Bonaventura, docente desde hace muchos años en la escuela 62 y su hermano Franco que cursa el último año del colegio.
Gastón pide terminar la nota con un agradecimiento: “Al colegio Don Bosco por todo lo que me dio, por enseñarme a ir por mis sueños y por brindarme un espacio creativo muy lindo”.

¿La próxima nota con La barra será tras ganar un Oscar o algún otro premio importante? Es probable. Como ya dice más arriba, hay sueños que se les da por convertirse en realidad.

Fuente: Periódico La Barra