jueves 14 diciembre, 2017
Ultimas noticias

La Armada Argentina presente en  zonas afectadas por las inundaciones

El Área Naval Fluvial llevó adelante un operativo de asistencia en el partido de La Matanza para proveer víveres a los vecinos que quedaron aislados por el fuerte temporal.

Buenos Aires – Las intensas lluvias y la crecida de los arroyos afectaron diversas localidades de la Provincia. Sin embargo, la solidaridad y el trabajo en equipo son valores que emergen para dar respuesta ante las inclemencias climáticas.

El objetivo siempre fue claro y graficado con una frase “ser el otro”; pero para ello primero se vuelve relevante otro verbo: “llegar”. Y cuando se habla de “llegar” no solo se hace referencia a una presencia física, sino también a un significado simbólico. No sólo se transportan víveres, se transportan esperanzas.

Armada en La Matanza

En pos de este objetivo, se movilizó al partido de La Matanza personal del Área Naval Fluvial; una dotación de veinte efectivos del Batallón de Infantería de Marina N°3 (BIM3), quienes trabajaron de manera conjunta con la Secretaría de Coordinación Militar de Asistencia en Emergencias, el Municipio y fuerzas vivas de la zona. Su aporte logístico fue fundamental; y su aporte humanitario se volvió imprescindible.

Durante las primeras horas de la mañana se montó el centro de operaciones en el corralón municipal de González Catán. Allí se organizaron las donaciones de víveres y se instalaron dos cocinas de campaña para elaborar viandas calientes, que posteriormente serían repartidas en las zonas más abnegadas.

Con el correr de las horas el número de voluntarios se fue multiplicando. A la labor del personal de la Armada se sumaron trabajadores municipales e integrantes del “Centro de Veteranos de Guerra de La Matanza”.

Cerca del mediodía y luego de realizar un reconocimiento de las zonas más afectadas, el Comandante del BIM3, Capitán de Fragata Gabriel Marín pudo establecer las prioridades de la asistencia. Personas aisladas, falta de energía eléctrica, casas con un metro de agua en su interior y lagunas de barro. El escenario no era alentador, pero sí estimulante para redoblar los esfuerzos en “llegar”.

Las calles eran lagos de barro con grandes ojos de agua que se imponían como obstáculos a vencer. El camión del BIM3 por momentos se volvió un “cuasi vehículo anfibio” cuyo motor se alimentaba de las miradas esperanzadas de vecinos que se acercaban en búsqueda de agua potable y un plato de comida caliente.

Donde las aguas se volvieron profundas hubo que agudizar el ingenio y pasar a los botes de goma. Allí se encontraba junto a un grupo de niños el Capitán de Corbeta Juan Ángel Díaz Ballve, quien bajo la lluvia organizaba a los vecinos para la distribución de los víveres y brindaba contención a los más pequeños.

Uno de los damnificados se acercó y dijo: “Capitán, estoy a sus órdenes. Disponga de mi carro para lo que necesite”. Invaluable la actitud de este hombre que ante la adversidad, pone al servicio de otro lo poco que le queda: un caballo y su carro. Su actuar se vuelve fundamental en el operativo; él conocía el camino, sabía en qué casas habían personas aisladas pero principalmente quería ayudar.

Un grupo de infantes procedió a cargar en el carro del “vecino guía” agua potable; mientras otros bajaban del camión el bote donde se transportaría la comida caliente. De este modo comenzó una navegación a remo que permitió el avance lento pero firme a lo largo de varias cuadras; familias enteras esperaban su arribo para conseguir un plato caliente que no sólo llenaba el estómago, sino también el alma.

La Armada Argentina, se suma al trabajo en equipo coordinado por el Ministerio de Defensa, que una vez más logro “llegar”: en el momento justo, con la ayuda necesaria, en silencio, pero con una mirada esperanzadora y llena de compromiso hacia “el otro” que lo necesitaba y que confiaba en su llegada a tiempo.

Fuente: La Matanza: La Armada Argentina presente en  zonas afectadas por las inundaciones