sábado 21 abril, 2018
Ultimas noticias

Las lluvias desbordaron el arroyo Dupuy y varios vecinos resultaron afectados

Vecinos del Barrio Don Juan, de Gregorio de Laferrere, aseguraron que, una vez más, se desbordó el afluente del río Matanza. Sin embargo, confirmaron que comenzaron obras para evitar las inundaciones.

Ciudadanos de la localidad de Gregorio de Laferrere aseguraron qu e debido a las lluvias que azotaron a la provincia de Buenos Aires el pasado domingo, muchas personas resultaron afectadas por las inundaciones debido al desborde del arroyo Dupuy.

En diálogo el programa Después vemos, por Radio Universidad, Miguel Montero, uno de los vecinos del barrio Don Juan, contó que, luego de pasar más de cuatro años reclamando, desde hace dos semanas, comenzaron a llevarse a cabo obras hidráulicas para evitar las inundaciones.

“Ya empezaron los trabajos en el partido de Ezeiza. Se está haciendo un pozo para realizar el aliviador de hormigón armado de seis metros, sin tabique de separación en el medio. Desde que vinieron, ya se avanzó unos diez metros. El trabajo es lento y nos avisaron que tardarán 18 meses aproximadamente”, informó el vecino.

Asimismo, aseguró que, en las últimas horas, el lado sur de Laferrere quedó totalmente anegado. “El agua llegó a subir más de un metro y medio. En ese estado no pueden transitar los automóviles y mucho menos ingresar las ambulancias al barrio. Estamos cerca del hospital Teresa Germani y, en días de lluvia, se nos hace imposible llegar. Además, los chicos pierden días de clases porque no pueden asistir a sus escuelas”, declaró.

En tanto, confirmó que, durante el 2017, las casas linderas al arroyo se inundaron unas 26 veces. “Esto es una muestra más de que se necesitaban las obras de manera urgente y que no éramos exagerados cuando hablábamos de nuestra situación. Antes no nos recibían y ahora tenemos la certeza de que la obra está en marcha”, declaró.

Por último, Miguel Montero, sostuvo que, a pesar de los enojos de los vecinos, se sabe que hay que tener paciencia a que culminen los trabajos. “La realidad es que si llueve como el domingo pasado nos vamos a seguir inundando, por lo menos hasta que terminen la obra. Se entiende la bronca de todos, pero esperemos que en un año y medio este problema esté finalmente solucionado”, indicó.