lunes 19 noviembre, 2018
Ultimas noticias

“Las personas con discapacidad hemos sido olvidadas”, advirtieron desde el CEDIMA

El Centro de Discapacitados de La Matanza participó de la Marcha de las Sillas Vacías en representación de las 200 mil personas con capacidades diferentes que viven en el Distrito. “El Gobierno avasalló nuestros derechos”, exclamaron.

Con el objetivo de reclamar que se cumplan los derechos de las personas con discapacidad, integrantes de distintas organizaciones se reunieron en Plaza de Mayo para llevar adelante la Marcha de las Sillas Vacías. Allí, evidenciaron las problemáticas que están atravesando los pacientes, vinculadas al ajuste que está ejecutando el Gobierno nacional.

En diálogo con el programa 5 Minutos Más, por Radio Universidad, José Enrique Montenegro, representante del Centro de Discapacitados de La Matanza (CEDIMA), manifestó que lo que se busca con esta medida es dar visibilidad a una serie de reclamos que, en la actualidad, afectan al sector de las personas con discapacidad de todo el país.

“Estamos sufriendo porque las personas con discapacidad hemos sido olvidadas. Por eso, se le exigió al Presidente que se dé marcha atrás con la decisión de dar de baja a las pensiones no contributivas por invalidez, por incompatibilidad con el decreto 432/97”, indicó.

En tanto, recordó que, durante estos últimos años, se vieron afectados por los recortes que realizó el Gobierno nacional en el sector de la salud. “Se modificó el otorgamiento de las pensiones y, además, el Programa Incluir Salud no se encuentra cumpliendo con la atención integral que debería brindar a las personas con discapacidad en todo el país”, sostuvo.

Asimismo, declaró que se está demorando e, incluso, anulando la entrega de medicación, pañales, prótesis e insumos. “Necesitamos que nos escuchen. Las sillas vacías representan a todos aquellos que ya fallecieron. El Gobierno avasalló nuestros derechos y muchos no resisten la desidia. En La Matanza, somos 200 mil personas discapacitadas y necesitamos ayuda”, concluyó.