jueves 15 noviembre, 2018
Ultimas noticias

Lejos de la resolución del conflicto con PAMI, las farmacias advierten que “algunas ya no están atendiendo”

La obra social que atiende a jubilados y pensionados mantiene una deuda de 1.200 millones de pesos con los laboratorios que, a su vez, les pagan a las farmacias por los medicamentos dispensados a los afiliados. Aseguran que muchos comercios ya no pueden reponer el stock por el ahogo financiero.

El conflicto entre las farmacias, los laboratorios y el PAMI está lejos de resolverse y, si bien los colegios que representan a los farmacéuticos decidieron dejar de lado la medida de protesta que implicaba un cese en la atención de los afiliados a esa obra social para esta semana, advierten que las prestaciones ya están resentidas porque atraviesan un grave problema de financiamiento y no pueden reponer su stock.

En diálogo con el programa 5 minutos más, de Radio Universidad, la presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) y del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, Isabel Reinoso, explicó que la industria les adeuda “1.200 millones de pesos por prestaciones que fueron brindadas en abril”.

Cabe destacar que el mecanismo por el que jubilados y pensionados pueden acceder, efectivamente, a los descuentos previstos por PAMI funciona a través de una triangulación: el Estado, a través de esa obra social, hace un convenio con la industria y los laboratorios, a quienes les deposita el dinero correspondiente a las prestaciones brindadas a los usuarios. Y los laboratorios, a su vez, son los encargados de pagarles a las farmacias por los remedios entregados con la cobertura de PAMI a sus afiliados.

El problema surge porque los tiempos que manejan los distintos eslabones de esa cadena son muy diferentes. “Lo que la farmacia les dispensó a los jubilados en abril, todavía, no lo ha cobrado. El PAMI arregló con la industria que le va a pagar en diez cuotas; ya pagó dos, pero terminaría de pagar en abril del año que viene y eso la farmacia no lo puede soportar porque compra los medicamentos y los paga a su proveedor a los 15 días, entonces no puede cobrar un medicamento al año siguiente, y menos en el contexto en el que estamos”, dijo Reinoso.

La titular de COFA explicó, además, que “el precio al cual se cobra cada prestación es el histórico”. “Es decir que, cuando cobremos ese medicamento, lo haremos al precio de abril pasado, por lo cual es insostenible”, agregó. En este contexto, esta semana, hubo dos reuniones: una con los laboratorios, a quienes les propusieron acortar los mecanismos de cobro mediante notas de crédito, y otra, con los laboratorios y PAMI, para lograr un compromiso de pago en el corto plazo. Pero ninguna terminó con respuestas positivas.

“Hay otro tema conflictivo, que es el convenio renovado que la industria firmó con PAMI en abril pasado, con un parámetro de inflación de 15 por ciento y un dólar a 18 pesos, que tiene impacto en los insumos importados. Con las devaluaciones que hubo a partir de mayo y la inflación disparada como está, se está exigiendo, desde hace 15 días, la renegociación de ese contrato porque las condiciones cambiaron fuertemente. Pero en las reuniones no hubo respuestas ni ofertas que permitan tranquilizar la situación, fueron encuentros larguísimos sin nada concreto como conclusión”, advirtió al respecto.

Ahora, las partes continuarán negociando para intentar arribar a un acuerdo que les permita a los farmacéuticos cobrar la deuda antes de fin de año. Pero Reinoso avisó que la atención ya está resentida: “Tenemos farmacias que ya, literalmente, no están atendiendo. Ninguna puede sostener el mecanismo de comprar medicamentos en abril y cobrarlos en noviembre o diciembre, es imposible, y tampoco podemos salir buscar crédito afuera para cubrirnos porque las tasas de interés se dispararon”, detalló.
“Estamos ahogados, se rompió la cadena de pagos normal en un contexto inflacionario y estamos pidiendo algo para tener un alivio momentáneo porque muchas farmacias ya no pueden reponer su stock. Necesitamos un pago que descomprima esta situación pero PAMI dice que no tiene recursos, que no hay fondos porque su presupuesto es limitado. Y los jubilados no pueden seguir esperando porque estamos hablando de un tema de salud”, reprochó.

Ahora, PAMI pidió un lapso de 15 días para evaluar la situación y mantener nuevas reuniones con los laboratorios para, luego, convocar a un segundo encuentro que incluya a las farmacias para resolver una decisión. “La mitad de los jubilados está en la Provincia; el Conurbano bonaerense y Mar del Plata son las jurisdicciones que más volumen atienden de PAMI y para muchas farmacias el 80 por ciento de las prestaciones responden a esta obra social, entonces lo que está provocando PAMI es el quiebre de la cadena de pagos y de la prestación farmacéutica y, cada día que pasa, es más grave”, cerró Reinoso.