miércoles 24 abril, 2019
Ultimas noticias

Manteros luchan por un espacio en la plaza de Rafael Castillo para vender sus productos

Cientos de personas que venden ropa, calzados y juguetes usados, piden que se les permita trabajar en ese lugar. Según manifestaron, desde el Municipio les habrían ordenado retirarse. “Recurrimos a vender cosas en la feria para sobrevivir”, aseguran.

Desde hace varios años, vecinos de la localidad de Rafael Castillo realizan una feria en la plaza ubicada entre las calles Granville y Cordero. En ese lugar, bajo la modalidad de manteros, venden ropa, calzado, juguetes y diversos productos usados.

De acuerdo a lo que indicaron, días atrás los comerciantes de la zona le exigieron a la Municipalidad que los desaloje de la plaza porque, según sostuvieron, se veían perjudicados en las ventas. Sin embargo, los feriantes aseguraron que solo venden cosas usadas y, en algunos casos, también recurren al trueque.

En diálogo con El1 Digital, Omar Guaraz, vendedor ambulante y secretario general la organización Vendedores Libres, manifestó que es necesario que el Estado deje trabajar a las personas que integran las ferias debido a que, tras la caída del empleo, cada vez hay más vendedores callejeros.

“Nos sacan de todos los sectores de tránsito y no nos dan ninguna solución. Ellos tienen que entender que nosotros vivimos de la feria y que llevamos el alimento a nuestras casas gracias a la ganancia que sacamos vendiendo cosas usadas”, sostuvo.

Por otro lado, el comerciante callejero resaltó que, en muchos casos, los vendedores son jubilados y personas que perdieron sus empleos en los últimos dos años. “A los ancianos no les alcanza lo poco que tienen y los más jóvenes no consiguen integrarse en el mercado laboral. Estamos fuera del sistema”, expresó.

Del mismo modo, Susana, una de las feriantes de la plaza de Rafael Castillo reiteró el pedido para permanecer en ese sitio. “No molestamos a nadie y no les quitamos las ventas a los negocios porque no vendemos los mismos productos. Lo único que les pedimos es que nos dejen trabajar porque vivimos de lo que vendemos”, declaró.

En tanto, afirmó que son más de mil las familias que se acercan cada día a vender sus productos. “Todos los que estamos acá somos matanceros que perdimos nuestros trabajos y recurrimos a vender cosas en la feria para sobrevivir. Por eso, les pedimos a las autoridades que nos permitan quedarnos para conseguir dinero para, así poder alimentar a nuestras familias”, exclamó la vecina.