viernes 19 julio, 2019
Ultimas noticias

Miles de matanceros participaron de lo que fue otra histórica vigilia por el 24 de marzo

La actividad comenzó el sábado a las 19, en la intersección de Arieta y la Ruta Nacional Nº 3. Desde ese punto, se movilizaron hasta la Plaza San Martín, pasando por el excentro clandestino de detención conocido como Brigada de San Justo. Volvieron a exigir que aquel sitio sea un espacio recuperado para la memoria. También reclamaron que los genocidas   cumplan su condena de manera completa y efectiva en cárceles comunes. Este año, el 66 por ciento de los represores cuentan con el beneficio de la prisión domiciliaria.

Con el correr de los años, cada Distrito ha generado su propia forma de ejercitar la memoria. Si bien todas actividades, de cara al 24 de marzo, tienen su convocatoria final en la Plaza de Mayo, otras tantas plazas del país también son escenarios de jornadas conmemorativas. Jornadas en las que, además de recordarse los 43 años del Golpe, se busca recuperar la historia de cada vecino desparecido, de cada barrio. En el Oeste, La Matanza inició, hace cinco años, una actividad que ha calado hondo en la comunidad. Tal es así, que se convirtió en un punto de encuentro unas horas antes de la marcha principal al microcentro porteño: la vigilia. Este año, se estima que participaron más de cinco mil personas.

En  2019, en un contexto sumamente regresivo en materia de derechos humanos y para las conquistas sociales, y donde el Estado hace lo posible para volver sobre sus pasos en el camino de la asistencia, la vigilia sumó nuevos actores sociales para exigir, entre otras tantas demandas, que se motoricen los juicios de lesa humanidad. Actualmente, según la Procuraduría de Crímenes de Lesa Humanidad, hay 611 causas en trámite por este tipo de delitos.

El 40 por ciento, se encuentra en etapa de instrucción. Un 17 por ciento de los casos, fue elevado a juicio oral (aunque todavía no se fijaron fechas). Y, resaltaron desde el sitio Chequedo.com, solo el 2 por ciento se encuentra en etapa oral. A esto se le suma que cada vez hay más detenidos beneficiados con la prisión domiciliaria. Este año, el 66 por ciento de los represores están en estas condiciones.

“En este coyuntura, es muy importante que estemos marchando todos los actores políticos y sociales de La Matanza. Quizás sea la quinta vigilia, pero es la primera vez que están representados todos los sectores de la resistencia al neoliberalismo. Eso lo celebro”, expresó Juan Martín Cobacho, de la agrupación HIJOS Regional La Matanza.

Por su parte, Lily Galeano, de H.I.J.O.S. La Matanza, sostuvo que la actividad implicó un fuerzo importante, puesto que “no es fácil reunir a todos los espacios en la Mesa de la Memoria” y destacó el trabajo que llevan adelante con organismos históricos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de La Matanza (APDH) que, desde hace más de 30 años, cumple un rol fundamental en el territorio.

“No pudimos terminar de reflejar cómo la situación está castigando al pueblo matancero, está todo muy mal. Esto va a costar mucho. Desde nuestra organización, junto con otras, pudimos ampliar la convocatoria a más sectores que no venían otros años”, resaltó. “Esperamos que el año que viene podamos hacer una síntesis y evidenciar el durísimo panorama que se vive”, continuó.

«Cada año se va sumando más gente y, a 43 años, todavía sigue siendo necesario seguir militando lo que fue este capítulo negro de la historia», enfatizó Paula Pimentel de la APDH local. «Lamentablemente, estamos bajo un gobierno que está interesado en que la gente no conozca la historia. Y, como más razón, decimos: memoria, verdad y justicia. Nunca más», sumó.

Resistir, esa es la cuestión

Norberto Liwski, presidente del Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humanos (CoDeSEDH), que también participó de la jornada, explicó que la movilización tuvo dos particularidades: “La primera es que vigilia es simultánea con un gran triunfo de la resistencia popular en La Matanza”. “Es así porque se pudo lograr el juicio a los responsables de los crímenes que tuvieron lugar en la Brigada de San Justo”, continuó y subrayó que esto no podría haberse conseguido si no existían “organizaciones como HIJOS que, independientemente de las vertientes de pensamientos, existe una confluencia de no retroceder un solo paso en las conquistas”.

“Por otro lado, esta actividad se realizó en un contexto político, económico y social de enorme gravedad para nuestro pueblo, donde el poder político, desde el 2016 en adelante, ha querido que el modelo económico esté acompañado con el desprestigio del movimiento de derechos humanos. Además, se intentó, por todos los medios, que la memoria se fracturara”, reflexionó.

Finalmente, la intendenta del Distrito, Verónica Magario, celebró la nutrida participación y planteó que se trató de “la defensa de la democracia y los derechos humanos”. “En estos tiempos, en los que se han perdido derechos, de los niños, de los jóvenes, de los abuelos, de las familias argentinas, de los trabajadores argentinos, hoy, más que nunca, hay que defender esta democracia, con memoria y con verdad, porque faltan mucho a la verdad, y con justicia. Ese es el mayor mensaje que queremos dar desde La Matanza”, concluyó.