miércoles 21 agosto, 2019
Ultimas noticias

Misa en Villa Insuperable: el obispo pidió “tierra, techo y trabajo”

Monseñor Eduardo García, obispo de San Justo, presidió la celebración y expresó: “Al mirar un bebé, decimos: ‘¿Quién le negaría un techo?’ Pero hay políticas y estructuras que siguen negándolo. Por eso, tenemos que pedir a Dios para que los hombres escuchen esta necesidad”.

La Pastoral Social de San Justo organizó nuevamente la misa por las “3T: Tierra, Techo y Trabajo”, en el barrio Las Antenas de Villa Insuperable. Monseñor Eduardo García, obispo de San Justo, presidió la celebración junto con los sacerdotes diocesanos Nicolás Angellotti, Santiago Roston Maderna, Mauricio Cardea, y el padre superior de la orden de los Sagrados Corazones de Jesús y de María de Mallorca, España.

Durante su homilía, el obispo hizo una comparación entre la llegada del Niño Jesús y las necesidades en los barrios: “Dios puso su tienda entre nosotros y no encontraba techo, tuvo que andar buscándolo. Estuvo en condición de ‘sin techo’ y aquellos que tenían que procurarle un techo, golpearon puertas. El lugar, el techo, el cobijo, lo encuentran en una cueva de animales. Y allí nace el hijo de Dios, porque ‘no hay techo’.”

El obispo continuó: “Al mirar un bebe, decimos: ‘¿Quién le negaría un techo?’ Pero hay políticas y estructuras que siguen negándolo. Por eso tenemos que pedir a Dios para que los hombres escuchen esta necesidad: tierra techo y trabajo”.

Asimismo, García recordó la importancia de compartir: “Porque cuando no compartimos se nos viene en contra, cuando no compartimos se transforma en insulto, en basural”. El techo lo “debemos seguir pidiendo”, indicó. Pero además, los invitó a ser “cobijo para nuestros hermanos, no queriéndolo solo para nosotros, sino para todos”, porque, “el pedido que Dios escucha con amor, lo devuelve transformado en gracia”.

En cuanto al trabajo, lo definió como “digno”, “ni esclavo, ni mal pago, ni que lleve a otros a la indignidad. Donde cada uno pueda sentirse que está construyendo el mundo, que está dando alegría a su familia, y que el esfuerzo y la honradez valen la pena. El trabajo digno hace que no contaminemos las manos ni el corazón”.

La Pastoral Social de San Justo continúa la propuesta de la misa por las 3T que significa «celebrar misa en los territorios donde las necesidades se manifiestan concretamente, y pidiendo a Dios desde el encuentro misericordioso con el prójimo que clama por el reconocimiento su dignidad de personas, muchas veces ninguneada desde las políticas públicas que los olvidan o postergan indefinidamente las soluciones posibles”.