domingo 18 agosto, 2019
Ultimas noticias

“No beneficia a las familias sino a los bancos” dicen los hipotecados por créditos UVA ante el anuncio del Gobierno

El Estado nacional aplicará un subsidio, para un período de 15 meses, para limitar el impacto de la devaluación y la inflación sobre las cuotas. Pero las familias endeudadas reprochan que no fueron consultadas y que el capital se seguirá indexando por inflación. «La gente está muy angustiada», advierten.

Ante el reclamo de los tomadores de créditos hipotecarios UVA de todo el país por el aumento de las cuotas derivado de la devaluación y los altos niveles de inflación, el Gobierno anunció que los compensará a través de un subsidio. Pero los hipotecados autoconvocados rechazaron la medida y la tildaron de “preelectoralista”. “Se entregó la política de vivienda al sistema financiero y la gente está muy angustiada porque esto no beneficia a las familias sino que apunta a que los bancos no se queden sin cobrar”, planteó Perla Figueroa, integrante de Hipotecados UVA de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con el programa 5 minutos más, de Radio Universidad.

“Fue meramente un anuncio tomado luego de reuniones entre el Gobierno y los bancos. A las familias, que hace un año venimos insistiendo con este tema y pedimos reunirnos con el Presidente, nos dejaron afuera. Por eso, decimos que es una medida claramente preelectoralista”, consideró Figueroa, quien también criticó “el cortoplacismo” del beneficio, que abarca un período de solo 15 meses, y su “arbitrariedad”. “Por los requisitos que impone, muchas familias no son alcanzadas por la medida”, agregó al respecto.

“Esto nos abre una incertidumbre mayor porque, después de diciembre, ¿qué pasa? El esfuerzo lo vamos a seguir teniendo y, de algún modo, deslegitima nuestro reclamo porque empieza a calar el discurso de que se está solucionando”, criticó.

El reclamo de los hipotecados apunta a una medida de fondo: que el capital de la deuda tomada deje de indexarse por inflación, lo que hace que el monto del crédito no pare de crecer. “Lo que pedimos es que nos congelen el capital; no puede seguir aumentando de manera sideral. Los bancos no solo recuperaron lo que nos prestaron, sino que obtuvieron ganancias increíbles que se vuelven hasta irracionales y obscenas como sistema. Se nos está yendo la calidad de vida y muchas familias se están enfermando literalmente”, advirtió Figueroa.

En su caso particular, no será objeto del beneficio porque tomó una deuda de 150 mil UVA, lo que supera el tope impuesto por el Gobierno. “Y no es que no lo necesite: en mi caso, tomé una deuda de 2.500.000 pesos el año pasado que, hoy, ya se convirtió en 3.600.000 pesos, habiendo pagado todas las cuotas, que arrancaron en 16.400 pesos. La última, fue de 28.000 pesos”, graficó con respecto al impacto de la deuda en su economía.

«Se dejó una política de vivienda en manos del sistema financiero. Lo que el banco nos prestó es una cuasimoneda, la UVA, y, para que esto sucediera, hubo una intervención del Estado porque, entre otras cosas, fue el Banco Central el que autorizó la creación de las UVA”, reprochó.

Por último, salió al cruce de las declaraciones del Presidente, Mauricio Macri, quien, este lunes, reconoció el problema generado a partir de la devaluación y la inflación en este sistema, pero defendió su existencia. “Se nos fueron con la inflación pero ahora que baja, estos créditos, que arrancaron muy bien, volverán a ser un éxito importante”, pronosticó.

“Quisiera preguntarle cómo piensa la recuperación de nuestro salario y qué pasa con los hipotecados que han perdido sus trabajos y están pagando el crédito con lo que les queda de indemnización, o con los que han perdido sus pensiones por invalidez tras ser reevaluados por el Gobierno. No se puede creer la capacidad tan liviana de tratar temas que afectan tan profundamente a nuestras familias”, cerró Figueroa.

En concreto, el anuncio del Gobierno consiste en un “subsidio temporario”, que se aplicará entre las cuotas de octubre del año pasado hasta las de diciembre de este año, cuando la diferencia entre la cuota mensual del crédito ajustado por el índice UVA y la que hubiera debido pagarse si el crédito se hubiera ajustado por el índice Coeficiente de Variación Salarial (CVS), supere el diez por ciento.

No obstante, el beneficio no será universal, sino que se deberá cumplir con una serie de requisitos: que los deudores, en la actualidad, no sean propietarios o copropietarios de otro inmueble; haber tomado créditos ajustables por UVA por montos que, al momento del desembolso, no hayan superado el equivalente, en pesos, de 120 mil UVA; o haber destinado los créditos a la adquisición de una vivienda familiar, única y permanente con un valor de compra o tasación -de ambos el menor- inferior a las 140 mil UVA.

Los deudores deberán presentar una declaración jurada que verifique que cumplen con los requisitos y la escritura de compra del inmueble del que resulta el precio de la compra. “Una vez validada la información, se desembolsará en cada banco el total de fondos necesarios para acreditar en la cuenta de cada beneficiario la diferencia entre la cuota convenida con el banco y el límite establecido”, explicaron desde la Secretaría de Vivienda nacional.