Sábado 19 Agosto, 2017
Ultimas noticias

Para Verónica Magario la Fórmula Domínguez- Espinoza, “Se Impondrá en las PASO”

La precandidata a Intendente de La Matanza por el Frente para la Victoria, Verónica Magario, consideró que las internas del peronismo bonaerense “son desgastantes y deberían haberse evitado”. No obstante consideró que la fórmula que integran el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el actual jefe comunal de La Matanza, Fernando Espinoza, se impondrá en las PASO.

“Tendríamos que haber evitado las internas en el peronismo de la provincia. En el Frente para la Victoria estamos en medio de un ejercicio desgastante. Los que respaldamos este proyecto nacional deberíamos estar enfocados en discutir contra nuestros adversarios políticos”, remarcó la diputada nacional.

No obstante, Magario manifestó su convicción de que la fórmula que compite por la gobernación bonaerense y que integran el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el actual jefe comunal de La Matanza, Fernando Espinoza, se impondrá en las PASO que se celebrarán el 9 de agosto porque “representa al auténtico peronismo“.

“La fórmula que componen Julián (Domínguez) y Fernando (Espinoza) representa de forma cabal el sentimiento del peronismo de la Provincia Buenos Aires, y eso será valorado por el electorado. Estoy convencida de que en las PASO vamos a ganar”, agregó la dirigente en respaldo a ese binomio.

Técnica química, jefa de gabinete y presidenta del concejo deliberante durante la gestión de Espinoza, cuestionó también a quienes “se acercaron al Frente para la Victoria en los últimos años y no estuvieron desde el principio en el proyecto que inició Néstor Kirchner en 2003″.

“Hay en el Frente para la Victoria muchos dirigentes que no estuvieron desde el principio, cuando Néstor asumió el gobierno en 2003 y que incluso nos enfrentaron. No me olvido, al igual que muchos compañeros, que (Martín) Sabbatella (ex intendente de Morón y actual titular de la Afsca) jugó en contra de este espacio”, enfatizó.

Desde 1999, Magario acompañó el gobierno de Alberto Balestrini en el distrito y desde la Dirección de Desarrollo Social del ejecutivo comunal le tocó administrar la aplicación del Programa Jefas y Jefes de hogar “en el momento más difícil de la crisis social del 2001″.

“Fueron años muy duros y con una realidad totalmente distinta a la que tenemos hoy en día en el país, y sobre todo en La Matanza. Cuándo me preguntan cuál es mi experiencia para gobernar este partido, me remito a todo lo que tuvimos que hacer en aquellos años tan difíciles”, fundamentó.

Con 1,8 millones de habitantes, La Matanza es el partido más populoso del Gran Buenos Aires, distrito sólo superado en población por las Provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y por la Capital Federal.

“Tenemos realidades sociales muy complejas entre nuestros barrios y vecinos. Nuestro territorio arranca en el límite con la Ciudad de Buenos Aires y termina limitando con el partido de Cañuelas. Conjugamos realidades urbanas y problemáticas propias de zonas rurales”, describió.

Y agregó: “Pese a la diversidad que tenemos, demostramos en todos estos años que se puede administrar y hacer crecer al partido. Acompaño a Fernando desde 2005 y la inversión que se hizo en infraestructura y obras públicas nos permitió modificar la realidad con la ayuda del Estado Nacional”.

En cuanto a las tareas pendientes que se compromete a encarar en el caso de llegar a la intendencia, Magario prometió “trabajar para que todos los vecinos accedan al servicio de cloacas y agua corriente”.

“En las zonas de Virrey del Pino y González Catán, todavía no extendimos el servicio de cloacas y aguas corrientes. Es la asignatura pendiente que debemos alcanzar. Vamos a trabajar en ese sentido. Además, emprenderemos soluciones en materia de viviendas”, prometió.

Hija de Raúl Magario, militante de la organización Montoneros, la legisladora aseguró “sentir respeto por la juventud que hizo política en los años ’70”, aunque marcó “diferencias”.

“Volví junto a mi familia del exilio a los 14 años y desde entonces me sumé al peronismo porque es el movimiento que interpela a los humildes en Argentina. Respeto la militancia de la generación de los años ’70, pero si hubiera compartido esos años con mi padre no hubiera estado de acuerdo en varias cosas”, puntualizó.