jueves 15 noviembre, 2018
Ultimas noticias

Preocupación por la confirmación de dos casos autóctonos de sarampión

Desde el la Dirección de Políticas Públicas Saludables e Investigación Epidemiológica de La Matanza, explicaron que no había casos autóctonos desde el año 2000.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación, confirmaron dos nuevos casos de sarampión autóctonos, uno en Capital Federal y otro en la Provincia. Se trata de dos bebés que, por su corta edad, no habían recibido la vacuna. Ante este panorama, se generó una gran preocupación por un posible brote de la enfermedad, sobre todo, en los menores.

En diálogo con Nada es lo que parece, por Radio Universidad, el director de Políticas Públicas Saludables e Investigación Epidemiológica local, Rubén Carlevaro, explicó: “Estos dos chiquitos estaban fuera de la edad de esquema, porque la vacuna Triple Viral se aplica al año de vida. Hay que averiguar si las madres estaban vacunadas, porque son ellas quienes les pasan la cobertura a los chicos. Esta tarea les corresponde a los vacunatorios, que son quienes se encargan de controlar y de supervisar toda la vacunación”.

Desde el Ministerio de Salud nacional, informaron que los pequeños evolucionan favorablemente y que ambos tuvieron los mismos síntomas, es decir, fiebre, exantema, tos y conjuntivitis. Carlevaro mencionó que “una vez que el virus ingresa al organismo, la enfermedad se contagia a través de la saliva, de las gotitas de la tos de una persona enferma, o sea, que ingresa a través de la vía aérea y, aproximadamente, entre diez y catorce días después comienzan los síntomas”.

En este marco, el profesional informó la manera de prevenir el sarampión. “Como medida, lo que se hace son los denominados bloqueos, es decir, que se concurre a la zona donde vive el paciente para vacunar al barrio o a los lugares cercanos para evitar que exista la diseminación viral. En general, la evolución es benigna”, contó.

Por otra parte, Carlevaro sostuvo que, al no existir un tratamiento específico y el tratamiento es de sostén, lo que se hace es controlar el cuadro clínico del paciente, la evolución y observarlo. En el caso de que se complique, que haga una meningitis o una neumonía, se lo interna.

Finalmente, el especialista marcó: “Desde el año 2000 que no hay casos autóctonos; en estos casos, se habla de casos autóctonos porque no se pudo detectar ningún viaje ni ninguna relación con alguien que los haya contagiado, es decir que el virus se encuentra en la zona y hay que atacarlo con planes de vacunación ampliadas”.

“El plan de vacunación es a los doce meses y al ingreso escolar, o sea entre los cinco y los seis años. La recomendación para los vacunatorios es que, cuando una mamá se acerca y no tiene certificación, se le da una primera dosis y, luego, se los cita para una segunda dosis”, agregó.