jueves 23 noviembre, 2017
Ultimas noticias

Programa provincial con sede en el Hospital Balestrini contra el Parkinson

Para combatir el dolor, a pacientes que no responden a la medicación se les colocan electrodos en el cerebro.

El Hospital Alberto Balestrini de Ciudad Evita es la sede de un inédito programa provincial, a través del cual se realizan operaciones gratuitas a pacientes afectados por el Parkinson que no responden a la medicación; también asiste a quienes sufren dolores crónicos.
Las intervenciones consisten en la colocación de electrodos en el cerebro que reducen los temblores y permiten recuperar el control del cuerpo.
El coordinador del programa de Neuromodulación de la Provincia, Juan Carlos Andreani, explicó que la iniciativa trata, sin costo para el paciente, problemas como el Parkinson, pero también dolores crónicos post-infarto, de columna, o del miembro fantasma luego de una amputación. Hasta el momento, son más de 80 los pacientes que cambiaron su vida gracias a estos procedimientos.
 
Tratamiento de vanguardia 
“Argentina está a la vanguardia en este tipo de tratamientos e intervenciones”, afirmó Andreani y destacó que la Provincia de Buenos Aires “es la primera y única en poner en marcha una red de atención especializada en hospitales públicos, pensada para ayudar a personas con dolores crónicos o enfermedades discapacitantes como el Parkinson”.
La neuromodulación es un procedimiento que mejora la calidad de vida de los pacientes con Parkinson mediante la implantación de una especie de marcapasos en el sistema nervioso.
El ministro de Salud, Alejandro Collia, detalló que “en ocasiones el dolor se convierte en una enfermedad independiente e invalidante, por eso impulsamos el Programa de Neuromodulación con profesionales de primer nivel, para que cuando la farmacología falla, exista otra opción que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas”.
El programa que coordina el neurocirujano Juan Carlos Andreani, junto a los especialistas Fabián Piedimonte y Guillermo Larrarte, tiene sede en el hospital Alberto Balestrini de Ciudad Evita, uno de los centros de salud que junto con el Simplemente Evita de González Catán, el Vicente López y Planes de General Rodríguez y el Evita de Lanús realiza este tipo de intervenciones que ya ayudaron a vivir mejor a unas 80 personas.
No obstante, estos tratamientos no se agotan al realizar la cirugía sino que, a fin de aumentar su eficacia y optimizar sus resultados, el equipo médico que se completa con neurólogos, rehabilitadores, especialistas en dolor y psiquiatras, continúa con el seguimiento del paciente.
“Con la neuromodulación, la región afectada se manipula mediante la colocación de electrodos para la estimulación cerebral. Estos envían impulsos eléctricos al cerebro para inhibir las señales erróneas de las neuronas dañadas y restablecer el equilibrio”, explicó Andreani.
El especialista comparó a estos dispositivos con un marcapasos, “pero que manda pulsos con una frecuencia adaptada al sistema nervioso”.