sábado 15 diciembre, 2018
Ultimas noticias

Rafael Castillo: vecinos exigen la limpieza de un basural

El foco infeccioso está ubicado en el cruce de Carlos Casares y Eduardo Vogel. “Hay una cuestión de mucho abandono. La Municipalidad no se encarga de la limpieza de los terrenos”, lamentaron.

Vecinos, representantes y socios del Club Atlético Los Ángeles exigen la limpieza de un basural ubicado en la intersección de Carlos Casares y Eduardo Vogel, Barrio Lusitano, Rafael Castillo. “Es un desastre. Ya da vergüenza esta situación. El problema se incrementa cuando prenden fuego y el humo empieza a desparramarse por toda la zona. Tengo que cerrar todo en mi casa”, protestó un vecino en diálogo con El1 Digital.

En la misma línea, Alberto Martín Luna, expresidente del Club Atlético Los Ángeles, explicó que, en reiteradas oportunidades denunció esta problemática tanto ante la Municipalidad como ante el dueño de los terrenos: “Hay una cuestión de mucho abandono. Esto viene hace varios años, que la Municipalidad no se encarga de la limpieza de los terrenos. El dueño tampoco se encarga”.

Como manifestó el vecino del lugar, el expresidente del club coincide en que el problema en el basural se incrementa cuando prenden fuego: “Tenemos que salir con tachos con agua a apagar el fuego porque el humo negro viene cuando están los chicos entrenando y, obviamente, les hace mal”.

Por su parte, Alejandro Rivero, uno de los entrenadores del club, explicó: “Acá, hay mucha mugre y los chiquitos aspiran ese humo, que no es bueno. Pedimos que la Municipalidad y la Gobernación se hagan cargo y limpien esto”.

Pedido del terreno

“Le fui a pedir al dueño del terreno el espacio y armé todo un proyecto, pero no se puedo llevar a cabo porque el titular del predio no accedió. Le pedimos que nos deje hacer unas canchas, así el lugar se mantendría limpio, pero no tuvimos respuesta”, explicó el integrante del Club Los Ángeles.

“Podríamos agrandar el club y techarlo. Está dedicado a los chicos y a la parte social, pero las charlas que tuvimos con el dueño quedaron en la nada. Siempre hablé en buenos términos, pero debe ser que no le interesa”, culminó Luna.