Jueves 27 Julio, 2017
Ultimas noticias

Ramos arma un bulevar para ordenar el tránsito en Rivadavia

Va de Díaz Vélez a Palacios y quieren que esté listo la semana que viene. Tendrá veredas, luces y también palmeras.

Además, a pedido de los vecinos sumaran senderos del lado de la estación, donde había un camino de tierra.

Una idea más. En estos días los vecinos de Ramos Mejía son testigos de un nuevo intento de ordenar el tránsito en la avenida Rivadavia. Se trata de un bulevar que ira desde Díaz Vélez hasta Palacios y llega en un contexto en el que la Comuna sumó inspectores, endureció las multas para quienes estacionaban en la zona y colocó conos y palos amarillos para evitar maniobras peligrosas (ver un plan…).

El cartel de obra ubicado sobre la mano izquierda le anuncia a todos aquellos que desde la ciudad de Buenos Aires ingresan a Ramos, como quedará la avenida una vez terminados los trabajos, que esperan tener listos para la semana que viene. La imagen mitiga un poco el malhumor que sufren los automovilistas que se mueven en ambas manos de Rivadavia, ya que para no implementar cortes y desvíos durante los trabajos, la Municipalidad decidió organizar una reducción de calzada.

Así, los que no tienen poder de imaginación ante la pila de ladrillos y cemento, pueden ver cómo será el bulevar que construyen en medio de la Avenida Rivadavia –desde las columnas ubicadas debajo del puente de la Avenida Díaz Vélez, que es el límite con la vecina localidad de Ciudadela, partido de Tres de Febrero- hasta la intersección con la avenida Palacios.

Hace un tiempo, la Municipalidad cerró un acuerdo con la Facultad de Arquitectura de la UBA para que hicieran un relevamiento en todo el Distrito y un diagnóstico de lo que se debería mejorar. Así surgió que una de las falencias que Matanza tiene en las zonas más urbanizadas es la falta de espacios verdes. Con esta obra el Municipio busca matar varios pájaros de un tiro: por un lado parquizar, por otro embellecer el ingreso a la localidad y mejorar la seguridad vial ya que en la zona se multiplican las quejas por los problemas de tránsito.

“Hay tramos que estarán parquizados con palmeras, contaran con iluminación y vereda de descanso que permitirán un cruce  más seguro para el peatón”, explicaron voceros de la Comuna al Zonal.

Además, están ya terminando las veredas del lado derecho, que es el que linda con las vías del Ferrocarril Sarmiento. Este era un viejo reclamo de los vecinos, ya que hasta ahora solo había un sendero de tierra en el que los días de lluvia se hacía difícil transitar y esperar el colectivo.

“Estamos finalizando los senderos y esta semana vamos a estar amurando los bancos de cemento que los que pasan ya pueden ver” explicó un obrero señalando la pila de los asientos que esperaban ser ubicados. Según pudo saber el Zonal, la idea de la Municipalidad es también correr las paradas de colectivos que actualmente se encuentran debajo del puente unos metros más adelante, ya que en materia de seguridad vial no es recomendable que los colectivos frenen para el ascenso y descenso de pasajeros debajo de un cruce aéreo tan transitado.

Pero la obra no termina allí. Sobre la mano izquierda (siempre teniendo como referencia el ingreso a la localidad desde la Capital) también la comuna está haciendo a nuevo las veredas que quedaran de material desde la línea municipal hasta el cordón que demarca la calzada.

Un plan para que los autos no giren en U

Uno de los desafíos que la Secretaría de Tránsito tuvo que enfrentar en Ramos Mejía fue tratar de impedir que los automovilistas que transitan por la Avenida Rivadavia, con sentido de Provincia a Capital, giran en “U” para cruzar las vías e incluso, quedaran a veces detenidos de contramano si es que en medio de la riesgosa maniobra la barrera bajaba, obligándolos a esperar hasta 20 minutos para poder atravesarla. Más allá de diagramar vueltas de manzana con semáforos para ordenar los cruces y poner palos amarillos, similares a los que utilizan en las autopistas en las cabinas de peaje para evitar que los autos giraran a la mano contraria, son muchos los que a diario prefieren poner en riesgo sus vidas y la del resto  pasando por encima de los postes divisores. Por eso si el bulevar da buenos resultados, podrán extenderlo un tramo más hasta Brown.

Fuente: Clarin Zonal La Matanza