miércoles 18 octubre, 2017
Ultimas noticias

Secuelas: La Matanza y el doloroso regreso a casa

Un periodista de NCO estuvo recorriendo durante los días en que el agua se comportaba con mayor fiereza algunos barrios de las tres localidades del Distrito más afectadas, donde la cada vez que llueve, la mayoría de sus habitantes viven una verdadera odisea.

INUNDACIONES

En medio del drama, nuestro representante recogió testimonios y quejas de los vecinos de Gregorio de Laferrere, González Catán y Virrey del Pino, que denunciaron entre otras cuestiones “ausencia del Estado municipal” 

El partido de La Matanza fue uno de los distritos más castigados por las inundaciones que sufrió el conurbano bonaerense durante una semana de intensas lluvias. Miles de matanceros que tienen sus viviendas lindantes a los arroyos Dupuy, Morales, Susana , Don Mario, Las Víboras y el Rio Matanza vieron sus viviendas anegadas, sus cosas destruidas y fueron evacuados o se autoevacuaron; muchos otros que no registran las estadísticas, se quedaron en sus casas para cuidarlas por temor a los robos, viviendo, como muestran las imágenes en los techos o como sucedió en algunos barrios donde los hombres se ponían de acuerdo para realizar rondines y así  vigilar las viviendas, mientras sus familias permanecían en los centros de evacuados.

Las zonas más afectadas han sido las localidades de Gregorio de Laferrere, González Catán y Virrey del Pino. En algunos lugares el agua llegó hasta los 50 centímetros, como el caso de los barrios La Palangana y Luján de Laferrere y situaciones graves se vivieron también en los barrios San Pedro, Vernazza, Nicol y Esperanza en Virrey del Pino; asimismo hubo escuelas que quedaron en  medio de una laguna, con sus calles aledañas anegadas como ocurrió con la Primaria N° 209, la Secundaria N° 91 o el Jardín de Infantes N° 998 en el Barrio Los Álamos.

INUNDACIO.....

INUNDACIO...

Algunos testimonios

Por ejemplo, Mabel Simón de Virrey del Pino, contó que “en el barrio San Pedro y La Palangana el agua llega hasta la cintura. Soy madre de 5 hijos y los llevé a lo de su abuela, en Laferrere. Mi marido se quedó en nuestra casa para cuidar que no nos roben nada”.

A su vez, Octaviana Maciel, en Urundel y Uriarte, del Barrio San Pedro señaló: “Se nos inundó la casa, tuvimos que salir de ella y después de unos días volvimos y lamentablemente nos habían robado todo. Soy una persona discapacitada, con un problema de hernia, además, por haber estado cinco días en el agua me enfermé y tuve que estar internada en el Hospital del Km 32 de González Catán. Esto ya lo vivimos hace nueve meses, en noviembre del año pasado, y no se hizo nada para solucionarlo, ni tampoco se ha acercado nadie del Municipio para ayudarnos”.

INUNDACIO..

INUNDACIO.

Estalló la bronca

Mientras en  los primeros días no salía ninguna noticia en los grandes medios sobre los efectos de las inundaciones en La Matanza, el Municipio desplegaba un cerrojo en torno a los centros de evacuados para que no trascendieran los datos de la cantidad de evacuados, no informando o no revelando cifras que no se condecían con la realidad.  En su momento, el Municipio hablaba de 1200 evacuados, en tanto el sindicato docenteSuteba, informaba que había 18 escuelas con evacuados con un promedio de 200 personas por establecimiento, lo que llevaba ese número a alrededor de 4000. Por nuestro lado, en una recorrida por cuatro de las 18 escuelas donde pudimos entrar, nos informaron queen las mismas había cerca de 1000 evacuados en total.

En su recorrida por algunos barrios, el intendente Fernando Espinoza, era increpado por los vecinos que le reclamaban obras y ayuda; algunos funcionarios no podían bajar de sus autos, otros tuvieron el descaro y la desvergüenza, como es el caso del secretario de Protección Ciudadana, Carlos Orsinger, cuando declaró a un medio y ante los vecinos enojados,que había venido “porque estaban los medios”.

Y más allá, la inundación

Hubo muchos más vecinos fuera de los centros de evacuación adonde no llega el Estado Municipal con su ayuda; los mismos no son censados y por lo tanto no son tenidos en cuenta. Son  los ignorados y olvidados en  medio de este drama.

El viernes 14, vecinos inundados no evacuados de los barrios Nicol, Esperanza, San Pedro, El Sol y Los Álamos, cortaban la Ruta 3 a la altura del Km 35, para reclamar ayuda urgente. Omar Gómez, uno de los damnificados relató: “Nosotros estamos inundados, pero no hemos ido a un centro de evacuados; esto ya lo pasamos varias veces y en otras oportunidades nos han robado nuestras casas, por eso queremos que la ayuda llegue a nuestro barrio donde estamos permaneciendo. El agua se retira en algunos sectores, pero estamos como en un chiquero. No tenemos luz, agua corriente y se dan situaciones en que no hay para comer. Y si no estás en una escuela, que son los centros de evacuados, no existís para el Municipio. Necesitamos pañales, lavandina para limpiar, alimentos, colchones, esto en lo inmediato. Hay mucho para hacer en nuestros barrios para terminar con las inundaciones y no se hacen las obras”.

Todo esto sucede en un Municipio que ostenta en su plaza central, en San Justo, la ciudad cabecera, un monumento de aguas danzantes denominado Monumento al Agua, construido recientemente, después de una inversión millonaria para remodelar dicha plaza, lo cual es visto por muchos matanceros como una afrenta hacia los miles de vecinos inundados o carentes de agua potable en nuestro distrito.

Movilización al Municipio

Varias organizaciones del distrito convocadas por el Suteba local, en una reunión realizada el viernes 14 de agosto, decidieron convocar a movilizarse este miércoles 19 de agosto al Municipio, para reclamar la declaración de la emergencia hídrica, sanitaria y ambiental, y exigir las obras necesarias y la ayuda inmediata a todos los vecinos afectados por las inundaciones. El punto de concentración está programado para las 10:00 en la Rotonda de San Justo, frente al Shopping.

 

Fuente: INUNDADOS, Secuelas: La Matanza y el doloroso regreso a casa