jueves 20 septiembre, 2018
Ultimas noticias

Tras la marcha del 21F, las dos CGT de La Matanza insisten en “la unidad de los trabajadores”

Ludueña y Ortiz destacaron la masividad de la convocatoria, con manifestantes que incluso acudieron a la marcha pese a que sus sindicatos no se sumaron. “Esto es el principio y, si no hay respuestas, se va a profundizar la lucha con el movimiento obrero unido a la cabeza”, advirtieron.

La Matanza, organizada a través de sus dos CGT locales, aportó volumen a la multitudinaria movilización que, el miércoles, copó la avenida 9 de Julio contra las medidas económicas del Gobierno nacional y a favor de las paritarias libres y sin techo. Tras la marcha, los dirigentes de las dos centrales obreras matanceras analizaron, en diálogo con El1 Digital, la continuidad de la lucha y bregaron por “la unidad”

“La movilización fue muy importante, más allá de que muchos compañeros no pudieron participar a través de sus organizaciones sindicales. Eso no perjudicó en absoluto, no provocó una merma, ya que la gente salió a la calle a expresar el malestar que tiene”, analizó Ernesto Ludueña, secretario general de la CGT en Unidad, sobre la decisión de numerosos dirigentes sindicales matanceros, incluido él mismo, que marcharon pese a que sus conducciones nacionales no se plegaron a la marcha.

En ese sentido, el también referente del sindicato de Comercio -gremio que no marchó el miércoles- explicó: “En particular, como representante de la CGT, tengo la responsabilidad de luchar por el 40 por ciento de trabajadores informales que, al estar en negro, no está adherido a ninguna organización, entonces salimos a la calle a representarlos, más allá de los cientos de obreros desocupados, a quienes también salimos a defender. No podíamos estar ausentes”.

Por su parte, el titular de la otra central obrera local, Mario Ortiz, evaluó que el 21F representó “un quiebre o una llama de esperanza”. “Ojalá, todos los compañeros, incluso los que no estuvieron presentes, se den cuenta de que es necesario la unidad de los trabajadores. Fue una instancia decisiva en ese avance que tenemos que construir desde el movimiento obrero para defendernos”, observó.

Ambos dirigentes coincidieron en que la masividad de la movilización fue un mensaje en sí mismo y que los motivos no fueron la defensa del dirigente de Camioneros, Hugo Moyano. “Muchos quisieron desprestigiarla, pero fue un efecto rebote, ya que salimos todos los trabajadores y de todas las clases sociales a repudiar las duras medidas tomadas por el Gobierno. Quisieron instalar que se trataba de la movilización de Moyano y, en realidad, fue la expresión de muchos habitantes perjudicados por las medidas de atraso económico y el incremento de las tarifas”, remarcó Ortiz.

En la misma sintonía, Ludueña planteó que “tiene que quedar en claro que no se trató de la convocatoria de Moyano, sino de lo que la gente quiere expresar”. “Sin estructura sindical, se movieron más de 400 mil personas, ¿qué hubiese pasado si se hubiese movido toda la estructura de la CGT? Fue un acto más que multitudinario, algo a lo que el Gobierno tuvo que prestar atención. Esto es el principio y, si no hay respuestas, se va a profundizar la lucha con el movimiento obrero unido a la cabeza”, sintetizó.