viernes 22 septiembre, 2017
Ultimas noticias

Un matancero busca recuperar la memoria con las letras

Ricardo Díaz Montarte dirige el taller literario “Delfor Santos Soto”, en homenaje al escritor y militante desaparecido en la última dictadura militar. Las clases son abiertas para toda la comunidad.

Para Ricardo Díaz Montarte, las palabras y la acción van de la mano. Las letras no son signos fríos que se esparcen azarosamente sobre páginas en blanco. Por eso, está al frente de un taller literario que lleva el nombre de un escritor y militante matancero desaparecido durante la última dictadura militar.

Hace poco menos de un año, Montarte se paseaba por los pasillos de la última Feria del Libro del Distrito, que se realizó en la Universidad Nacional de La Matanza, buscando algún título que le despertara interés.

“Encontramos paralelismos con muchos otros escritores de su generación. Es un puente con Rodolfo Walsh, por ejemplo”, explicó Ricardo Díaz Montarte.

Se encontró con algunos amigos, conversó con los representantes de cada stand y se detuvo, especialmente, en la mesa de la agrupación HIJOS de La Matanza.

Sobre el mostrador de los militantes, además de folletos con distintas consignas, había varios ejemplares de dos libros que se llevaron la atención de sus ojos durante varios minutos. Chito y otros silencios y El despojo, tenían sus páginas amarillas y llevaban la firma de Delfor Santos Soto.

“Para hacerle honor a la verdad, tengo que decir que yo no lo conocía a Delfor. No sabía sobre su obra. Creo que eso lo hace más grande, porque se quiso esconder su trabajo y lo que hacemos, en el taller, es intentar recuperar todo eso”, reflexionó.

Entre la identidad y la palabra memoria
Después de haber descubierto las huellas del autor desaparecido, Ricardo comenzó a indagar más sobre su obra. Entendió que la única forma de recuperar aquella identidad, perdida por el terror y el paso del tiempo, era buscar en lo más hondo de la memoria colectiva.

“Entonces empecé a trabajar sobre él y sobre la necesidad de estimular la lectura de sus libros. Ahí se entiende cuál es el nivel de compromiso de él y de toda una época. Además, encontramos paralelismos con muchos otros escritores de su generación. Es un puente con Rodolfo Walsh, por ejemplo”, añadió.

Delfor nació en 1935, en San Justo. Tuvo tres hijos: Laura, María Eva y Julián. Fue escritor y periodista. Ingresó al movimiento peronista y volcó su vida a la militancia. Durante su paso por el servicio militar obligatorio, en 1956, se negó a participar del fusilamiento del general Valle, lo que le valió múltiples castigos.

 En 1973 fue electo concejal de La Matanza. Tras el fallecimiento de Juan Domingo Perón, se alejó de su cargo, por las distintas diferencias que mantenía con la conducción del  movimiento con la llegada a la presidencia de la viuda. El 21 de agosto de 1976 fue detenido y desaparecido. Su nombre es sinónimo de compromiso.

Ricardo Díaz montarte levanta estas banderas. Y lejos de quedarse con las letras, propone el debate varios temas para pasar a la acción: “Hablamos de feminismo, de ecología y de muchos de estos tema sociales y sus vínculos con la literatura”, enfatizó. Los interesados en participar de las jornadas puedan solicitar información a ricardodíamontarte@hotmail.com.

 

Fuente: El1 digital