domingo 24 junio, 2018
Ultimas noticias

Una cooperativa denunció que deben pagar $110 mil de luz y podría cerrar

La presidenta de la cooperativa 10 de Noviembre de la localidad de Lomas del Mirador, Antonia Argota, aseguró que el aumento de los servicios públicos los está “ahogando” y pidió a las autoridades nacionales que revean los incrementos.

“Nosotros trabajamos con máquinas trifásicas, somos una hilandería y el tema de la luz nos está pegando muy duramente”, señaló la titular de la cooperativa, en una entrevista concedida a SN Online. “Pagábamos ocho mil pesos de luz, y ahora con la última facturación, nos está viniendo 110 mil, se nos hace imposible terminar de abonarlo”, contó.

La cooperativa es una empresa recuperada que estuvo a punto de quebrar en el 2007. En medio de un fuerte conflicto de intereses entre los antiguos dueños, los trabajadores comenzaron a resistir la venta de las máquinas y el cese de las actividades. Luego decidieron organizarse para finalmente recuperar el ritmo de trabajo y así darle forma a un nuevo negocio.

“Apenas nos enteramos de las irregularidades, hicimos la denuncia en el ministerio de Trabajo, el patrón, en ese momento, el señor Juan Carlos Borrino, nos negaba lo que estaba sucediendo. La cuestión es que el 9 de noviembre de 2007, a las 5.30 de la mañana nos enteramos que la empresa iba a cerrar el 10 de noviembre y que a las 14.30 se iba a presentar el patrón para cambiar todas las cerraduras de la puerta”, recordó Antonia.

Los rumores finalmente se cumplieron, tal como esperaban los trabajadores, y decidieron tomar la planta y comenzar la lucha por la supervivencia de la empresa.

Tras varios meses de lucha, y con Antonia como presidenta de la Cooperativa, comenzó a sanearse el costado financiero de la empresa, pero con la llegada al Gobierno de Mauricio Macri, y el aumento de las tarifas, fueron cambiando los criterios de producción y las condiciones de venta y contratación de personal, porque la rentabilidad se redujo “notablemente”.

“En este momento quedamos 18 compañeros, hace unos días se jubilaron tres, pero no pudimos tomar más gente a raíz de que la luz nos está ahogando”, explicó. Pero, además, añadió que cada trabajador de la Cooperativa dona dos veces a la semana cuatro horas de trabajo para aumentar la producción y solventar parte de los aumentos en la electricidad. “Sin embargo, todo se hace muy difícil”, confesó Antonia.

Por último, contó que, si bien recibió apoyo de varios sectores políticos, todavía espera que se sensibilicen quienes “tienen poder de decisión porque es muy difícil seguir adelante si no hay un cambio en los costos de la energía”.