sábado 18 noviembre, 2017
Ultimas noticias

Virrey del Pino: desbordes cloacales y agua contaminada, dos dramas sin solución del barrio Golf

Más de 500 familias sufren la polución ambiental y la falta de respuesta de las autoridades. Hay casos de gastroenterocolitis, infecciones en la piel y personas internadas. Indignación: “En algunas casas, el agua sale con olor a materia fecal”.

Los vecinos del barrio Golf, ubicado a la altura del km. 38 de la Ruta Nº 3, en Virrey del Pino, están cansados. Es que, hace varios años, las 570 familias que viven en el vecindario, construido en el marco del Plan Federal de Viviendas, vienen protestando por constantes desbordes cloacales y contaminación en el agua.

Una de las consecuencias más graves de la polución causada por los reboses de la materia fecal, que se puede divisar en cada cuadra y en cada casa del barrio, son las enfermedades. Gastroenterocolitis, infecciones en la piel y conjuntivitis son algunos de los padecimientos que sufren grandes y chicos.

“Tenemos desbordes de material fecal dentro de las viviendas; esto ya viene de hace muchísimos años y, a partir de fines del año pasado, la situación se agravó. Actualmente, tenemos casos de familias, niños y adultos internados por casos de gastroenterocolitis”, alarmó la vecina Paola Díaz, entrevistada porEl1 Digital.

El caso de Carolina no se queda atrás. La frentista tuvo que romper parte del piso de su comedor para poder desagotar la cañería por donde brotaban las aguas servidas: “Rompimos la cerámica para hacer correr el agua, porque se desbordó todo. Es una situación horrenda, no se puede ni desayunar ni comer; es horrible, tenía agua y materia fecal en toda la casa”.

En este marco, los vecinos exigen a las autoridades una pronta solución de las problemáticas que los aquejan: “Hicimos los reclamos que correspondían en cada sector, entregamos notas y, hasta el momento, no tenemos ninguna resolución. Necesitamos una inmediata respuesta a esta problemática, ya sea del Municipio o de AySA”.

Según Marilina, otra de las habitantes del Golf, una de las principales bombas hídricas que abastecía de agua a todo el barrio, se quemó hace meses y jamás fue reparada. Incluso, reclaman que, por una falla en las cañerías, el agua que llega a las canillas de las casas se mezcla con las cloacas.

“Entonces, cuando abrís la canilla, te sale todo lo que hacés en el baño; es más, cuando abrís la canilla, suele salir algún parásito o alga. Por eso, hay casas en donde el agua sale con olor a materia fecal”, alarmó.

Emilce Mouzo vive justo frente a los piletones con agua estancada que deberían hacer llegar el suministro a todo el vecindario. Paralizadas, las piletas se convirtieron en un criadero de mosquitos: “Tuve una infección por la picadura de un mosquito cloacal. Encima que se desborda todo y estamos contaminados, tenemos un criadero de dengue, esto es de no creer”.