jueves 05 agosto, 2021
Ultimas noticias

Acampe de los transportistas escolares: “Estamos en un estado de quiebra”, advierten

Permanecen de manera pacífica y sin cortar el tránsito frente a al Congreso nacional. Reclaman, entre otros puntos, subsidios accesibles y generación de alternativas de trabajo al Gobierno bonaerense. Álvaro Sánchez, presidente de la Asociación de Transporte Escolar de La Matanza, graficó: “En diciembre de 2019 había 4.550 transportistas y, hoy, tenemos apenas 2.200”.

Para los transportistas escolares, la pandemia se transformó, lamentablemente, en la tormenta perfecta, con aproximadamente 15 meses de inactividad, subsidios de difícil acceso que recién se ofrecen este año, un reinicio de la presencialidad donde esta actividad no termina de ensamblarse en forma sustentable con los nuevos protocolos educativos de cuidado, y excesiva lentitud de las autoridades en responder a las propuestas del sector para generar alternativas de trabajo.

Este conjunto de situaciones generó que, desde ayer, transportistas escolares bonaerenses decidieran comenzar un acampe pacífico y sin corte del tránsito frente al Congreso nacional, para reclamar respuestas al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

En comunicación con Radio Universidad, Álvaro Sánchez, presidente de la Asociación de Transporte Escolar de La Matanza, detalló cuál es el estado de situación del sector en el Distrito matancero y en el resto de la Provincia: “La situación en el sector es caótica, estamos en un estado de quiebra y desamparo total, obviamente consecuencia de la pandemia, no es responsabilidad del Gobierno. La pandemia generó todas las medidas que se suscitaron y nos han perjudicado de manera directa. La no presencialidad del año pasado realmente fue muy dura, no tuvimos asistencia de ningún tipo. Cada uno tuvo que arreglárselas como podía, y la verdad es que ha sido muy difícil transitar todo este período de pandemia”.

“Quiero recalcar algo que para los transportistas escolares de La Matanza es importante: tenemos una bendición dentro de la Provincia de Buenos Aires, porque La Matanza, en el verano, es el único municipio que genera una colonia de vacaciones y donde, por lo menos, entre 100 y 150 familias consiguen un manguito más. Porque la verdad es que la Provincia de Buenos Aires no genera colonias de vacaciones en los municipios, el único es La Matanza, y en eso somos agradecidos, y es algo que se va a mantener. O por lo menos, hace 15 años que se está realizando y eso es bueno. Fue una bendición, también, por el hecho de que decidieron hacerlo en pandemia, respetando todos los protocolos y procedimientos para hacerla lo más segura posible para los chicos”, remarcó.

Propuestas congeladas

Asimismo, Sánchez recordó al programa Antes que todo que efectuaron una serie de propuestas a la administración bonaerense para generar alternativas de trabajo para el sector, pero que, por el momento, no hubo novedades: “Le propusimos a la Provincia hacer un sistema de recorridos seguros, donde los chicos viajen con nosotros, de manera exclusiva, y no en micros de colectivos del transporte público, armando, de esa manera, una burbuja propia del colegio. Todavía no hemos tenido respuesta. Se le propuso al Gobierno de la Provincia, también, el tema de ser parte del refuerzo de los horarios pico de los trenes, poniendo a disposición micros en las estaciones, reforzando su horario pico y, de esa manera, descomprimir el tema de los trenes. Todavía no hemos tenido respuesta”.

“En el caso de La Matanza, y de la mayoría de los 135 municipios de la Provincia, estamos solicitando que se nos exima de los impuestos, de las tasas municipales, a la hora de renovar todo lo que es habilitaciones. Porque no hemos trabajado. Hace 15 meses que no trabajamos”, recalcó Sánchez.

De esta manera, contó Sánchez, se desemboca en esta protesta: “De esa manera, llegamos a este momento, donde no hay respuestas, y se decidió visibilizar acá en el Congreso, con un acampe. Durante dos semanas, el transporte escolar va a estar presente acá, tratando de manifestar nuestra desilusión al no poder salir adelante. No queremos subsidios, no nos interesa, porque no son accesibles y tienen restricciones. Por ejemplo, a un monotributista que hace 15 meses que no trabaja, como puede ser un transportista escolar, le piden que pague el monotributo, que lo tenga al día. Y la verdad, darle un subsidio para eso es medio loco”.

“Para poder cubrir un servicio, como lo hacíamos en la normalidad, estamos hablando de, mínimo, entre 100.000 y 120.000 pesos fijos por mes de gastos, hoy. Si estuviéramos en la normalidad, ese sería el gasto para arrancar, por todo concepto, y es lo que implica sostener mensualmente el vehículo y la actividad. Para que tengan una idea de lo que nos está pasando, en diciembre de 2019, que fue el último mes que tuvimos recaudación, había 4.550 transportistas. Hoy tenemos apenas 2.200. Se han retirado malvendiendo sus coches, y nos preocupa muchísimo”, lamentó.

Impacto de los nuevos protocolos

A este cuadro se le debe sumar, además, el impacto de la implementación de las burbujas y demás protocolos de cuidado escolar, que generan, por ejemplo, que grupos más pequeños de alumnos se retiren a diferentes horarios, o bien que sus padres los vayan a buscar. Esto golpea, inexorablemente, en la sustentabilidad del transporte escolar. Y Sánchez lo reconoció: “Con el tema de las burbujas, por ejemplo, para nosotros es inviable hacer seis entradas a la mañana y seis salidas al mediodía, por dos chicos. Porque el problema empieza, primero, por los horarios que me pone el colegio para entrar y sacar a los chicos. Y después, la inscripción no es la misma. El home office nos perjudicó a nosotros, pero favoreció a los padres. Porque al estar el padre en la casa, si va y en 15 minutos pasa a buscar al chico al colegio, para qué va a usar transporte escolar. Y es algo lógico, es una cuestión de sentido común.”

“Acá el tema es que necesitamos visibilizar, y que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires dinamice las soluciones, que están planteadas. Y hay diálogo, lo que falta es comprensión. El sector necesita que se atienda nuestro problema. Hay muy buena voluntad de parte de (el subsecretario de Transporte bonaerense) Alejo Supply, pero nos explica la situación está complicada de resolver, porque no es fácil. Pedimos ayuda económica con subsidios accesibles, y generar trabajo. Llegamos a un punto donde está todo planteado y dialogado, y no hay respuestas”, concluyó.