sábado 26 noviembre, 2022
Ultimas noticias

Advierten que el 40 por ciento de las personas que pasaron por la fase aguda del COVID-19 tienen secuelas en su vida diaria

La investigación siguió la evolución de 70 pacientes que pasaron por la fase grave del coronavirus de los cuales el 80 por ciento son hombres.

El 37 por ciento de los pacientes recuperados de la fase aguda de coronavirus presentó problemas para realizar actividades de la vida diaria y el tres por ciento era incapaz de trabajar, estudiar, hacer tareas domésticas, actividades familiares o las realizadas durante el tiempo libre, según un estudio de una empresa de medicina prepaga.

El estudio siguió la evolución de 70 pacientes que pasaron por la fase grave de coronavirus de los cuales el 80 por ciento son hombres; el 47 por ciento tiene entre 45 y 65 años; y el 43 por ciento, entre 18 y 45 años.

Flor Ledesma, jefa de Telemedicina de la empresa Medifé, indicó que “se detectó que las personas que sobreviven a cuadros graves tienen mayor riesgo de desarrollar las formas subagudas o crónicas, denominado Síndrome Post COVID-19″. Ello implica: «deterioro físico, cognitivo o mental, que puede persistir por meses o años, con gran impacto en la calidad de vida y en la familia”.

El informe detalla, además, que sobre las limitaciones físicas, el 37 por ciento de los pacientes recuperados de la fase aguda manifestó tener problemas para realizar actividades de la vida diaria y el tres por ciento era incapaz de trabajar, estudiar, hacer tareas domésticas, actividades familiares o las realizadas durante el tiempo libre.

Además, «más del 50 por ciento informó sentirse fatigado, débil, con falta de aire, preocupado o ansioso por su estado de salud”, detalló el reporte.

«En el último control del teleseguimiento el 34 por ciento indicó la persistencia de síntomas y requerimientos, pese a que algunos tenían más de doce semanas del egreso de Unidad de Terapia Intensiva», destacó Ledesma.

La médica indicó que se advirtió la necesidad de ofrecer consultas con el área de salud mental para acompañar a los pacientes de manera integral. «Un tercio de los pacientes manifestaron transitar ansiedad, depresión y trastorno por estrés postraumático, condiciones que, también, afectan a los familiares y cuidadores de los pacientes», puntualizó.

El coronavirus es una enfermedad «de la que aún no se conocen todas las aristas”, destacó Ledesma; y agregó que será un desafío para la sociedad en su conjunto «evaluar la carga de la enfermedad tanto para los pacientes recuperados como para sus familias».