lunes 09 diciembre, 2019
Ultimas noticias

Alertan por el peligro del cigarrillo electrónico

Tras la internación de un paciente que presentó dificultades respiratorias asociadas al uso de este tipo de dispositivos, los especialistas advierten los riesgos de suplantar el hábito de fumar por el vapeo.

Una vez más, los expertos vuelven a advertir sobre las posibles consecuencias en la salud que puede ocasionar el uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina, mayormente conocidos como cigarrillos electrónicos y utilizados principalmente como sustitutos a los cigarrillos convencionales en tratamientos informales para dejar de fumar.

“No es un mecanismo alternativo para recomendar”, le dijo a UNLaM TV Hugo Milione, médico clínico y docente de la Universidad Nacional de La Matanza. “No está aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aquí en Argentina, o sea que es un método ilegal”, explicó el especialista, quien agregó que “está claro que hay que dejar de fumar, pero hay que apoyarlo con otras metodologías que sí están autorizadas”.

La polémica respecto al crecimiento que ha experimentado la práctica del vapeo se reavivó tras que se conociera el caso de un joven de 30 años, internado días atrás en una clínica porteña por un cuadro respiratorio agudo, derivado de la utilización del cigarrillo electrónico.

El joven atravesó una grave enfermedad denominada proteinosis alveolar, que implica la acumulación de sustancias lipoproteicas, es decir, una combinación de grasas y proteínas, en los alveolos, lo que dificulta enormemente la capacidad respiratoria. El tratamiento consiste en el “lavado de pulmones” que implica drenar esas sustancias para limpiar el alveolo.

“El alveolo debería estar lleno de aire, pero como consecuencia de alguna de las sustancias que se vapea se llena de líquido”, graficó Milione. “El componente principal, que es lo que uno vapea, tampoco está regulado, entonces no se sabe lo que entra a los pulmones”, alertó y sostuvo: “El mayor peligro del vapeo no es el vapor en sí, sino lo que viene con el vapor”.

Los peligros ocultos del cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico fue creado en el año 2004 en China. Se trata de un cilindro que imita el diseño de un cigarrillo tradicional o una pipa, el cual, a través de una pequeña batería en su interior, calienta una solución líquida para convertirla en vapor, que se inhala de manera similar a fumar. En general, son aparatos recargables, pero también existen cigarrillos electrónicos descartables.

Según la ANMaT, el líquido aerosol que se vapea está compuesto principalmente por propilenglicol, glicerina vegetal, formaldehido, una dosis variable de nicotina, saborizantes y aromatizadores.

Un reporte de 2014 elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que “por lo general, el aerosol contiene algunos compuestos carcinógenos y otras sustancias tóxicas que se encuentran en el humo del tabaco”. Además, agrega que hay otros riesgos para la salud que todavía se desconocen o que deben ser estudiados en mayor profundidad y recomendó la prohibición de los cigarrillos electrónicos.

Siguiendo estos lineamientos la ANMAT impidió la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional de este tipo de dispositivos.

Por otro lado, los resultados preliminares de la 5° edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes, que incluyó por primera vez la evaluación del consumo del cigarrillo electrónico, revelaron que revelaron que el 7,1 por ciento de los estudiantes secundarios de entre 13 y 15 años consumen actualmente cigarrillos electrónicos en Argentina, y que el 14,4% de los estudiantes alguna vez los probó.