martes 17 septiembre, 2019
Ultimas noticias

APACID, otra víctima de los tarifazos: le llegaron 44.000 pesos de gas

Al taller protegido ubicado en Ramos Mejía, le llegaron boletas de 44.000 pesos bimestrales por el servicio de gas y otras de 25.000 pesos mensuales por la luz. “Nosotros damos trabajo, contención y un lugar a personas con discapacidad. Mínimamente, pedimos una contemplación y que los precios sean accesibles”, reclama su directora.

Los tarifazos en los servicios de primera necesidad se convirtieron en la mayor problemática de comercios, PyMEs, fábricas e industrias. Pero, en los últimos tiempos, también afectan a distintas organizaciones sociales, como los talleres protegidos. Tal es el caso de APACID, el hogar creado en 1968 y situado en Ramos Mejía.

En diálogo con El1 Digital, su directora, Valeria Súnico, expresó que la última boleta bimestral que llegó al lugar por el servicio de gas es de 44.000 pesos, mientras que, por la luz, deben pagar 25.000 pesos mensuales.

“Estamos haciendo planes de pago, pero se nos están juntando los planes con las facturas que van llegando”, indicó Súnico, y agregó: “Esta problemática empezamos a padecerla el año pasado, pero, más fuerte, a principios de este”. “Hace tres años, pagábamos 1.000 o 2.000 pesos de luz y de gas. De ahí, saltó a 15.000. Ese fue el primer golpe”, recordó.

El lugar de capacitación e integración de personas con discapacidades mentales recibe a 49 jóvenes mayores de edad, de lunes a viernes, de los que nueve residen allí. “Tenemos que tener todos los servicios básicos porque sin luz no se puede trabajar y sin gas, en invierno, no podés estar. Si nos cortan la luz, tenemos que cerrar”, alertó Súnico.

Retrasos en las becas

Súnico, por otro lado, mencionó que el lugar se mantiene con las ventas de los artículos que produce y una beca mensual: “Recibimos una beca del Ministerio de Desarrollo Social provincial por un total de 1.000 pesos por cada persona con discapacidad que trabaja. Pero esto se está pagando con atraso”.

“Hoy, estamos en septiembre y ningún taller protegido de la Provincia recibió las becas de julio”, señaló sobre el retraso en los pagos, y añadió: “Los talleres protegidos nunca fueron rentables, pero, en este momento, estamos todos al borde de bajar la persiana”.

“Nosotros, como organización civil, damos trabajo, contención y un lugar a personas con discapacidad, hacemos parte del trabajo que corresponde al Gobierno”, aseguró, y concluyó, sobre la necesidad de ser escuchados por las autoridades: “Mínimamente, pedimos una contemplación, que los precios sean accesibles como para poder pagarlos”.