miércoles 27 enero, 2021
Ultimas noticias

Comenzó el debate por la despenalización y legalización del aborto

Un plenario de comisiones en Diputados inició la discusión del proyecto girado por el Ejecutivo, con la presentación de Gómez Alcorta, Ibarra y González García, quienes destacaron que se apunta a resolver un problema de salud pública, y los primeros 20 expositores a favor y en contra de la iniciativa. La votación está prevista para el 10 de diciembre.

La Cámara de Diputados nacional inició, este martes, el tratamiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que el Presidente, Alberto Fernández, giró al Congreso el 17 de noviembre. El proyecto quedó incluido en las sesiones extraordinarias que el Ejecutivo dictó desde el 12 de diciembre hasta el 28 de febrero, lo que incluyó, también, la extensión del período ordinario, que culminaba este lunes, hasta el 11 de diciembre.

No obstante, este miércoles, se emitió un nuevo decreto que estira el período ordinario hasta el 3 de enero, dado que la Cámara de Diputados establece que se puede emitir dictamen de comisión sobre un proyecto hasta diez días antes de la finalización de las sesiones ordinarias. Como el cronograma del debate de aborto fija el dictamen para este viernes, y las sesiones ordinarias culminaban el 11, no alcanzaban los días para que el proyecto se vote el 10 de diciembre, como está previsto, lo que quedó subsanado con la enmienda.

El Gobierno hace foco en la salud pública

La despenalización y legalización del aborto empezó a ser debatida en la tarde del martes, en un plenario de cuatro comisiones, todas encabezadas por diputados oficialistas a favor de la iniciativa. Las comisiones en cuestión son las de Legislación General, que es la cabecera; Legislación Penal; Mujeres y Diversidad; Acción Social y Salud Pública, presididas, respectivamente, por Cecilia Moreau, Ana Carolina Gaillard, Mónica Macha y Pablo Yedlin, del Frente de Todos.

La presentación del proyecto comenzó con los discursos del ministro de Salud nacional, Ginés González García; la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, quien coordinó la redacción del proyecto; y la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, quienes defendieron que se apunta a resolver un problema de salud pública.

“Acá, nadie puede promover el aborto. Lejos de ello, queremos disminuir la cantidad de abortos. Ninguna mujer se embaraza para abortar. Nos suceden embarazos no intencionales y nos encontramos en la disyuntiva de avanzar o no con estos embarazos”, planteó Ibarra y remarcó que “ha fracasado la política de penalización del aborto, de amenazar a la mujer con la cárcel por interrumpir el embarazo”.

“El resultado ha sido un mundo clandestino de miles y miles de abortos que se suceden días y días en Argentina”, dijo sobre el debate de la clandestinidad y agregó que “así, las cosas no están bien, sino muy mal”. “El aborto clandestino es un negocio brutal. El Estado se tiene que hacer cargo de un problema de salud pública”, agregó para, luego, repasar los principales puntos del proyecto que redactó que, entre otras cosas, legaliza el aborto hasta la semana 14.

“Sabemos que, hasta ese momento, se trata de una IVE segura, realizada con los métodos medicamentosos o aspiración, dos métodos seguros ambulatorios y no quirúrgicos según la OMS”, destacó y recordó que, a partir de la semana 14, la iniciativa sigue permitiendo los abortos como plantea el Código Penal desde 1921, por causales de violación y cuando corre riesgo la vida y la salud de la mujer o persona gestante.

En la misma sintonía, González García detalló que hay “entre 1.100 y 1.200 abortos por día, con 120 internaciones en hospitales públicos” y apuntó que eso sucede “hace mucho tiempo”. “Sus consecuencias son muertes, internaciones, gastos. Esto tiene solución, es técnica y se aplica en todo el mundo. La evidencia es rotunda”, aseguró y repasó que el 80 por ciento de los embarazos de menores de 20 años en Argentina son no intencionales.

“El aborto como problema de salud pública es serio. Si lo resolvemos de manera científica y técnica, eliminamos una causa de muerte”, dijo y, sobre los costos, destacó que cuestan “diez veces más” las internaciones que el uso de medicamentos como el Misoprostol, que se usa de forma ambulatoria.

“Este no es un problema igual para todas las argentinas. Quienes enfrentan más barreras son las que están en situación de vulnerabilidad. Entonces, este proyecto, también, genera justicia social”, defendió.

Cómo sigue el debate 

Tras escuchar a los funcionarios, fue el turno de los primeros 20 expositores, la mitad a favor y la mitad en contra del proyecto. Estas exposiciones virtuales culminarán este miércoles, con otros 30 invitados, también divididos en partes iguales en cuanto a su posicionamiento en torno a la ley. Cada uno contará con siete minutos para su exposición y, a su vez, los diputados que participan de las reuniones están habilitados para elevarles preguntas, cuyas respuestas pueden extenderse por otros cinco minutos.

Los primeros oradores a favor del proyecto, este martes, fueron la médica feminista Mabel Bianco; la abogada y mentora de la lucha por la legalización Nelly Minyersky; la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad bonaerense, Estela Díaz; y su par de Salud, Daniel Gollan, como así también Mónica Fein, quien fuera intendenta de Rosario entre 2011 y 2019, ciudad que aborda las interrupciones de embarazos como un tema de salud pública y ha bajado a cero las muertes por abortos clandestinos.

En ese grupo, también expusieron Adolfo Rubinstein, quien fuera ministro y, luego, secretario de Salud durante el macrismo; el jurista Ricardo Gil Lavedra; el médico Mario Sebastiani; la ginecóloga y presidenta de la Red Iberoamericana de profesionales de la Salud Sexual y Salud Reproductiva, Silvia Oizerovich; y la exdiputada por la UCR y militante feminista María Luisa Storani.

En contra, se pronunciaron el exministro de la Corte Suprema de Justicia durante el menemismo Rodolfo Barra; la abogada especialista en el área de familia Úrsula Basset; el pastor evangelista Osvaldo Carnival; la socióloga y presidente de la ONG Mujeres Independientes y Federales, María Elena Critto; el cura villero “Pepe” Di Paola, el obstetra Ernesto Beruti; el abogado penalista Hernán Munilla Lacasa; el médico y rector de la Universidad Católica Argentina, Miguel Ángel Schiavone; y el rabino especializado en bioética Fishel Szlajen.

Cuando terminen las jornadas de expositores, que se completarán este miércoles, será el turno del debate entre los diputados y diputadas nacionales, quienes, entre jueves y viernes, expondrán sus argumentos en torno al proyecto. Se espera que al final de la semana, den dictamen al texto final con el articulado definitivo para que quede en condiciones de ser debatido en el recinto, en una sesión que, se estima, se concretará el 10 de diciembre. La expectativa es que, si esos tiempos se cumplen, el Senado lo trate antes de que termine el año.

Paralelamente a este debate, también seguirá su curso el Plan de los Mil Días, que comenzó a ser debatido este lunes en un plenario de comisiones, también con funcionarios nacionales como Gómez Alcorta y la titular de la ANSeS, Fernanda Raverta. El proyecto, que estipula un acompañamiento integral a embarazadas y personas gestantes y a sus hijos hasta los tres años de edad, con la ampliación de medidas como la AUH, cosecha un consenso generalizado. Este jueves, podría obtener dictamen y llegar al recinto también el 10 de diciembre, junto a la legalización del aborto.