viernes 15 noviembre, 2019
Ultimas noticias

Desde la CGERA, sostienen que “hay que dinamizar el consumo para volver a prender las máquinas”

Así lo aseguró el vicepresidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina, Ariel Aguilar, sobre la dura herencia que deja Cambiemos en la situación industrial. Además, indicó: “Estoy convencido de que la sociedad eligió un nuevo gobierno por una cuestión fundamental como es el trabajo y para volver a tener una economía que funcione”.

La difícil situación económica se replica y origina en uno de los pilares que sostienen la economía de un país, las industrias. Porque, como consecuencia de las políticas económicas implementadas por el macrismo, en los últimos cuatro años, miles de fábricas han cerrado en todo el país, incluso, algunas con más de 80 años de antigüedad.

En diálogo con Radio Universidad, el vicepresidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), Ariel Aguilar, dio cuenta del duro presente por el que atraviesa el sector, aunque se mostró esperanzado con un cambio de gestión, como quedó confirmado tras las elecciones presidenciales.

“El Gobierno que asumirá tiene a la industria en el radar, cosa que no sucedió con el macrismo, donde se creía en eslogans y no en políticas, como hacen los gobiernos neoliberales”, expresó, y agregó: “Era imposible que no sucediera este industricidio y cierre de miles de PyMEs con las políticas que se tomaron”.

“Estoy convencido de que la sociedad eligió un nuevo gobierno por una cuestión fundamental, que es la del trabajo y de volver a tener una economía que funcione”, sostuvo, y se mostró con mucha esperanza de que la próxima gestión vaya a “tener a la industria y a las PyMEs como política de Estado”.

Cómo salir del pozo

Con respecto a las medidas que se deberían tomar para reactivar el sector, Aguilar aseguró que “hay que dinamizar el consumo, fundamental para volver a prender las máquinas”. “Para eso, hay que hablar de tasas a no más de 20 por ciento, de una administración seria de importaciones y de congelar las tarifas y los combustibles”, añadió.

Por otro lado, hizo hincapié en que “hay discusiones que son estructurales y hay que darlas, como la concentración de los insumos básicos que hace a la formación de precios de los productos que se fabrican, o cómo se comercializan esos productos”. “Es difícil llegar a diciembre, pero hay expectativa”, concluyó.