miércoles 05 agosto, 2020
Ultimas noticias

El enfermero de Laferrere que diseñó una cápsula de traslado, ahora, entregará una a un hospital público

Técnica, salud y mucha voluntad son algunos de los elementos que se combinan detrás de la herramienta que elaboró Ezequiel Duré. La utilización de la cápsula, que pudo desarrollar a muy bajo costo, permite trasladar a pacientes con COVID-19 y evitar los contagios durante el proceso. Además, produjo una cápsula de intubación que también será donada.

Esperanza. La palabra es la que mueve a miles de trabajadores de la salud día a día, a la “primera línea” que pone su cuerpo para luchar contra la pandemia, para mitigar las consecuencias y, como dicen las autoridades, “para que el dolor sea menor”. Ese fue el nombre que Ezequiel Duré, enfermero oriundo de Gregorio de Laferrere, utilizó para bautizar a la cápsula de traslado que donará al hospital Interzonal General de Agudos Eva Perón, del partido de San Martín. “Lo bautizamos así porque va con la esperanza de que todos los pacientes se recuperen pronto y vuelvan a su casa con sus familias”, expresó.

El1 Digital conversó con el enfermero el 27 de mayo. En aquella oportunidad, Duré contó que había diseñado una cápsula que estaba siendo utilizada en el sanatorio de Ciudad Evita donde él se desempeña. De aquel entonces a esta parte, consiguió mudar sus esfuerzos a un taller. Allí, elaboró otro elemento de traslado. “Quien se contactó conmigo es el jefe de residentes del hospital Interzonal General de Agudos Eva Perón. Él me comentó que estaban por abrir una sala para la atención de pacientes con COVID-19 y que les resultaba de mucha utilidad tener uno de nuestros equipos funcionando allí”, recordó.

Ese nuevo empujón encendió la voluntad. Y, así, comenzó a tejerse una red de solidariaridades. “Empezamos a intentar conseguir donaciones para trabajar en los equipos. En ese momento, se contactó conmigo Daniel Orellana, quien junto a su padre es propietario de un taller de herrería», señaló. “Me ofrecieron el espacio para trabajar en todo aquello que concierne a la técnica y el armado de los equipos. A su vez, Cuqui, un vecino, se ofreció para hacer el sellado de las lonas. Además, otro contacto de Daniel se ofreció a donar lo que es la parte de la pintura electroestática, que es el tipo de pintura que se utiliza en metales que tienen que ver con los equipamientos médicos”, contó.

Los esfuerzos llevaron, aproximadamente, quince días. “Fue un trabajo por etapas. Primero, se armó el armazón metálico. Luego, se hizo el trabajo sobre las lonas. Después, vino la pintura electroestática. Y, finalmente, trabajamos sobre el mecanizado de las piezas, por ejemplo: el tema de las válvulas por donde entra y sale el aire, para lo cual utilizamos el cobre, porque es un material que, debido a su composición química, hace que todas las partículas de virus que le entran se destruyan, solas, en un período de cuatro a ocho horas”, detalló.

Hecho en La Matanza

Durante la primera entrevista, Duré indicó que el valor del producto en el mercado oscila entre los 50.000 y los 100.000 pesos. Sin embargo, él había conseguido gastar solo 11.000 pesos y, además, la confeccionó con materiales que pueden encontrarse sin inconvenientes en este contexto. “La cápsula de traslado es un invento que ya existe, lo que hice fue adaptarla para poder utilizarla en el lugar en que trabajamos. Pude obtener los planos de fabricación y ver el sistema en un modelo que actualmente utilizan en México”, contó el enfermero en aquella ocasión.

Además de hacerlo de forma autodidacta, la propuesta era utilizar piezas que tenía a su alcance. “Lo que hice fue usar los materiales que teníamos disponibles, porque empezamos a realizar este proyecto cuando comenzó la pandemia. Y, como la mayoría de los locales estaban cerrados, la idea era desarrollarla con lo que teníamos”, ahondó en aquel entonces.

¿Cómo funciona?

Duré tiene el conocimiento propio de su profesión, las manos con la gimnasia de la técnica y la paciencia de un pedagogo al momento de explicar. La cápsula de intubación, planteó, cuenta con dos válvulas de entrada y salida de aire, mecanizadas, hechas de bronce. Eso quiere decir que tienen como característica que se desinfecte de manera automática pasadas algunas horas.

“La salida de aire va conectada a los filtros universales que se utilizan en todas las terapias intensivas del mundo. Es un filtro electroestático y esa característica lo que hace es que impide el completo paso de cualquier partícula de virus al exterior. Además, tienen un sistema de presión negativa que filtra el aire que ingresa a la capsula de intubación”, explica Duré en su cuenta de Facebook. En lo que respecta al equipo de traslado, recordó que la ventaja es que “el paciente pueda desplazarse a cualquier parte del hospital o hacia el lugar de aislamiento donde estará sin el peligro potencial para quienes están cerca”.

El sistema, detalló, es similar al anterior. “Tiene una válvula mecanizada, hecha especialmente para estos equipos. Entra por un lado y, con el mismo sistema de presión negativa, hace el mismo proceso. El aire se desplaza el extremo inferior, hacia donde reposa el paciente, respira, y todo el aire contaminado con partículas de virus quedan alojadas en el filtro. Y el aire que sale al exterior está limpio”, sintetizó.

“La verdad, todo el equipo que formamos parte de este logro tan grande nos sentimos muy felices, porque será una satisfacción muy grande saber que pacientes que estén pasando por esta situación utilizarán nuestros equipos y esto será una diferencia en la calidad de la atención que ellos reciban. Es un trabajo en comunidad, de todos los que lo hicimos y de todos los que compartieron aquella primera publicación de El1 Digital. Y, en un momento que prima el individualismo, lograr un proyecto como comunidad en plena pandemia mundial, es un gran logro para nosotros”, concluyó.