viernes 05 junio, 2020
Ultimas noticias

El Municipio avanza en la reapertura industrial y autoriza a las primeras tres empresas a retomar su producción

Luego del aval de Nación y Provincia, el Ejecutivo local dio luz verde para que tres metalúrgicas reabran sus puertas. Se esperan más habilitaciones en los próximos días para empresas de peso, como la automotriz Mercedes Benz en su planta de Virrey del Pino.

Luego de que, el martes pasado, como parte de la estrategia de administración de esta etapa de la cuarentena en el AMBA, el Gobierno nacional habilitara que diez rubros industriales de La Matanza retomaran su producción, el Municipio autorizó, formalmente, a las primeras tres empresas que podrán reabrir sus puertas tras 60 días de parálisis económica.

Según confirmaron a  El1 Digital desde el Ejecutivo local, las metalúrgicas Acindar, de La Tablada; Establecimientos Conte, de San Justo; y CGR, de Virrey del Pino, ya están autorizadas a volver a trabajar, aunque deberán activar estrictos protocolos sanitarios para sus empleados y garantizar movilidad propia para evitar el uso del transporte público.

La apertura tuvo su correlato político y fue celebrada por el Gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, dado que, desde el Distrito, se proveen insumos para la producción de su provincia. “Recibí una gran noticia. El compañero intendente de La Matanza me comunicó la apertura de la actividad industrial de la planta de Acindar para la fabricación del alambre para enfardado de los fardos de fibra de algodón”, tuiteó el mandatario chaqueño para agradecerle a Espinoza.

“Ya fueron evaluadas por Provincia y las activaron”, explicaron oficialmente desde el Municipio sobre estas tres empresas, que forman parte del proceso que se estipuló para empezar a reactivar la economía, con especial cuidado en que la mayor movilidad no impacte en la curva de contagios, hoy en ascenso en el Conurbano bonaerense. En ese sentido, vale recordar que, para el AMBA, la dinámica consiste en que cada intendente eleva las solicitudes de apertura de las empresas a la Provincia, desde donde se busca el aval de Nación.

Con la decisión administrativa de este martes, el Gobierno nacional generó un “paraguas” general para que la producción de las industrias automotriz y autopartista; de indumentaria; metalúrgica, maquinaria y equipos; del calzado; gráfica, ediciones e impresiones; de la madera y muebles; juguetes; textil; química y petroquímica; y de plásticos y sus subproductos puedan reactivarse en La Matanza. Pero, luego, la Provincia debe hacer una evaluación, por sector y por cada empresa en particular, para controlar que los protocolos sanitarios sean adecuados y se den las condiciones epidemiológicas pertinentes. Una vez que ese aval regresa al Municipio, las autorizaciones se ponen en práctica, como en los casos antes mencionados.

“Ahora, estamos esperando que la Provincia autorice el resto de los pedidos que hizo la Municipalidad”, explicaron sobre el proceso que se espera para los próximos días, teniendo en cuenta que, de acuerdo a lo que el Gobernador, Axel Kicillof, y el Presidene, Alberto Fernández, debatieron en las últimas horas, en la fase de la cuarentena que comenzará la próxima semana, no habrá más flexibilización en el AMBA pero tampoco marcha atrás.

“Empezamos a reactivar la producción sin que eso implique riesgos. Nuestra receta para esta nueva normalidad es poner énfasis en los procesos productivos, siempre con las medidas de seguridad necesarias y con la aplicación rigurosa de protocolos estrictos”, dijo el Gobernador este martes, cuando, junto al jefe de Estado, visitaron la planta de Volkswagen, en Tigre, que reanudó su producción con medidas especiales ante el COVID-19.

En ese sentido, se esperan novedades para la industria automotriz matancera. Según confirmaron a este medio desde SMATA, “la semana que viene, empieza a trabajar un turno en Mercedes Benz”. En la planta que la multinacional alemana tiene en Virrey del Pino, “se va a aplicar el mismo protocolo que se generó para todas las automotrices”, explicaron desde el sindicato, en alusión a las medidas de seguridad demandas por el Estado que, por ejemplo, ya se aplican en Volkswagen. Entre otras cuestiones, se estipula que las fábricas deben funcionar con la mitad de sus trabajadores, en un solo turno y medidas de distanciamiento social, medios de transporte propios o provistos por las empresas y toma de temperatura al inicio de cada jornada laboral.