domingo 07 marzo, 2021
Ultimas noticias

El Municipio dio marcha atrás con el reconocimiento facial para el control de los trabajadores de la salud

Así lo informó el Sindicato de Trabajadores Municipales de La Matanza a través de un comunicado publicado en la noche del martes. La medida había obtenido el rechazo de todos los sanitaristas quienes consideraban que era una herramienta para “perseguirlos”.

Araíz de la presión ejercida por la Asociación de Profesionales de la Salud Pública de La Matanza (APS), trabajadores sanitaristas autoconvocados y el apoyo del Sindicato de Trabajadores Municipales de La Matanza (STMLM), el Ejecutivo local suspendió la instalación del sistema de reconocimiento biométrico facial para el control del ingreso y egreso en los hospitales de gestión comunal.

La decisión del cambio de postura por pasrte del Municipio fue confiormada por el sindicato que conduce Daniel Troncoso a través de un comunicado en el que indicaron que las autoridades locales postergaron la iniciativa “hasta que las condiciones generales sean más apropiadas y/o se encuentre la rutina más normalizada respecto a la situación que enfrentan los trabajadores municipales ante esta pandemia”.

A su vez, en diálogo con El1 Digital, el secretario general del gremio consideró que “en momentos donde los trabajadores municipales que están en la trinchera peleando contra la enfermedad y atraviesan tantas falencias respecto a sus derechos laborales como en los lugares de trabajo”, la instalación de ese sistema “era una medida inoportuna”.

En ese sentido, destacó que “prevaleció el sentido común” porque su implementación “en este contexto solo aumenta la tensión que tienen todos los trabajadores municipales que pese a las dificultades que tienen en los lugares de trabajo realizan un esfuerzo enorme para luchar contra el Covid”.

“Le explicamos al vicejefe de Gabinete local, Daniel Barrera, que considerábamos un error querer instalar el reconocimiento facial en este contexto y este pudo transmitir nuestra inquietud y conversar con el intendente, quien finalmente lo entendió y tomó la determinación de suspender la medida”, reveló Troncoso a este medio, al tiempo que destacó que este logro “haya sido quizás, un antes y un después” en la relación.

A su vez, manifestó su optimismo en las negociaciones a futuro con el Municipio. “Seguro podremos trabajar en conjunto, haciendo prevalecer el dialogo y en un ámbito de paz social, para conseguir mejoras salariales, el pase a planta de los compañeros, el convenio colectivo de trabajo, ya que, es lo que todos necesitamos”, subrayó.

“La decisión de retroceder en la medida quizás sea un camino que seguramente nos llevará a muchos puntos de encuentro y ojala que sea el puntapié inicial para poder llevar adelante estos momentos tan difíciles. Tenemos que seguir dialogando y hacer todo lo necesario para que se cumpla con lo pactado en la conciliación obligatoria con el Ministerio de Trabajo”, concluyó

El origen del conflicto

La iniciativa había sido comunicada el pasado viernes, a través de un comunicado que con la firma de la Secretaría de Salud, ingresó a los hospitales municipales del Niño y el Policlínico Central, de San Justo; el Materno Infantil Teresa Germani, de Gregorio de Laferrere; y el José Equiza, de González Catán. Está situación reavivó el conflicto entre la administración matancera y los profesionales de la salud que sumaron este rechazo a los reclamos de recomposición salarial y laboral que arrastran desde hace tiempo.

“En un momento político particular, con una pandemia que no terminó aun, tanto implementar como perseguir con el reconocimiento facial, a quienes fueron los primeros en la línea para proteger a la comunidad, resulta un agravio”, manifestaron desde la APS. Y agregaron: “Se trata de una tecnología utilizada por los Servicios de Seguridad Aeroportuaria para identificar narcotraficantes, delincuentes e inmigrantes ilegales. No nos sentimos identificados como tales, más cuando nos llaman esenciales y somos solo trabajadores de la salud”.

Ese mismo viernes, los profesionales de la salud del Hospital del Niño de San Justo decidieron en asamblea realizar, este lunes y por 48 horas, un cese de actividades y limitar la atención a la guardia de urgencia y el tratamiento de los pacientes internados. La medida de fuerza culminó este martes con una movilización a las puertas del Municipio y la Secretaría, y con la entrega de un petitorio. Finalmente, en las últimas horas de la jornada, se conoció la decisión del Ejecutivo de postergar la instalación del escaneo facial.