lunes 13 julio, 2020
Ultimas noticias

El Presidente anunció que, entre el 1 y el 17 de julio, el AMBA volverá a un aislamiento estricto

A partir del miércoles, el Conurbano bonaerense y la Capital Federal regresarán a una etapa similar a la fase uno de la cuarentena, aunque con algunos permisos más, como la atención bancaria, las salidas con niños y el funcionamiento de algunas de las industrias que fueron habilitadas en la Provincia. Fuerte advertencia por la velocidad que tomó el contagio y el nivel de ocupación del sistema sanitario. 

El Presidente, Alberto Fernández, anunció este viernes el endurecimiento de la cuarentena en el AMBA para frenar el nivel de contagios de coronavirus, que vienen batiendo récords diarios desde los últimos días. En un mensaje grabado en la quinta de Olivos, y acompañado por el Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Estado puso fin a las especulaciones en un discurso en el que apuntó a la necesidad de regresar a un aislamiento estricto para evitar un colapso sanitario. Las nuevas restricciones en el transporte público, que seguirá reservado solo para los trabajadores esenciales pero sumará más controles, regirán desde el lunes, mientras que, a partir del miércoles, se ingresará en una etapa mucho más estricta. «Desde del 1 al 17 de julio, les pedimos que se queden en sus casas», planteó Fernández en ese sentido.

«Hoy, el 97 por ciento de los casos que se detectan ocurren en el Área Metropolitana de Buenos Aires. En los últimos 20 días, los casos aumentaron un 147 por ciento y los fallecidos aumentaron un 95 por ciento. Tenemos que hacer algo para parar el ritmo del contagio, aliviar las camas ocupadas y seguir garantizando que todos los argentinos tengan la atención que merecen”, aseguró el Presidente, al destacar, además, que el 54,1 por ciento de las camas de terapia intensiva de la Ciudad y el Gran Buenos Aires ya están ocupadas. Por eso, llamó también a “ser solidarios con el resto del país”, ante la evidencia que el contagio se fue expandiendo a otras zonas del país por la circulación entre el AMBA y las provincias.

En concreto, las nuevas restricciones al aislamiento social preventivo y obligatorio implicarán la limitación en el uso del servicio de transporte público, dado que, desde el lunes, se incrementarán los controles para garantizar que solo lo usen los trabajadores de los servicios esenciales, que son los contemplados en los 24 rubros definidos por el Decreto 297/2020, emitido al inicio de la cuarentena, el 20 de marzo. En ese sentido, se hará un entrecruzamiento de datos a partir de las tarjetas SUBE.

Los esenciales que se trasladen con medios de transporte propios deberán solicitar, nuevamente, el permiso de circulación correspondiente. “Vamos a volver a sacar a las fuerzas de seguridad para controlar el tráfico de automóviles y de personas para que solo se muevan los que cumplen actividades esenciales”, enfatizó el Presidente, dado que esas restricciones ya estaban vigentes, pero se relajaron con las últimas aperturas que se habían habilitado.

En cuanto al regreso a la cuarentena estricta, medida que estará vigente entre el 1 y el 17 de julio, el Presidente definió la medida como un «aislamiento total» y pidió que la ciudadanía «solo salga a buscar provisiones». Por eso, se limitarán las tareas presenciales de los empleados públicos que dependen de Nación, Ciudad y Provincia para limitar la circulación e incentivar el trabajo remoto en todos los casos en que pueda realizarse.

Los comercios habilitados serán solo los esenciales, como supermercados, almacenes y farmacias, mientras que, de las industrias que se fueron habilitando en el Gran Buenos Aires, podrán seguir funcionando las que estén dentro de parques industriales; las que formen parte de rubros esenciales, como la alimentación; las que exigen procesos continuos que no puedan suspenderse; y las que produzcan bienes con fines de exportación. Los bancos continuarán abiertos y seguirán funcionando con el sistema de turnos.

«Llevamos ya mucho tiempo desde el día en que anunciamos que había aparecido un virus desconocido, con una enfermedad que no teníamos cómo prevenir ni curar. Fuimos preparándonos para hacer frente a los problemas y hoy las encuestas dicen que uno de cada cinco argentinos no está conforme. Los entiendo, el cien por ciento hubiéramos querido no aislarnos y que la economía funcionara mucho mejor de lo que estaba, porque era mi ilusión cuando llegué al gobierno, pero el coronavirus es un  enemigo invisible y nunca se sabe cuándo se termina de derrotarlo», planteó el Presidente, con la intención de empatizar con quienes rechazan sostener el aislamiento tras casi cien días de cuarentena.

Asimismo, el Presidente reconoció las consecuencias económicas que la paralización de la actividad genera, pero recordó que «esta es la crisis mundial más importante desde 1870, y fue generada por la pandemia». «Nunca me enamoré de la cuarentena, pero es el único remedio que conocemos. Estamos enamorados de la vida y por eso la cuidamos tanto y tomamos estas medidas. Les pido que entiendan que no tenemos que enojarnos con el remedio, sino con la enfermedad. Aislarse genera tedio, enojo y malestar, pero estamos cuidando la vida. Si Argentina hubiera seguido el ritmo de Brasil, hoy, tendría 10.000 muertos”, graficó y señaló que “la incidencia de la cuarentena está en la cantidad de fallecimientos». «Ahí, uno se da cuenta que tuvo sentido el esfuerzo”, remarcó.

Por eso, anunció que el Gobierno nacional continuará con el pago de los ATP en las zonas afectadas del AMBA, así como se implementará un tercer pago del IFE. “Así, estaremos preservando el empleo y dando tranquilidad a los empresarios, aliviándolos de una inversión muy alta que son los salarios”, destacó, al tiempo que recordó que “los comerciantes y los profesionales independientes tienen la posibilidad de acceder a un crédito a tasa cero de hasta 150.000 pesos».

Además, informó que se incrementará la vigilancia activa de casos a través del plan DETecTAR, que se expandirá tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires, para descubrir contagios y dar los tratamientos que corresponden a los vínculos de proximidad de quienes estén contagiados. “Vamos a mejorar nuestra capacidad de diagnóstico médico con tests más rápidos y vamos a aprovechar mejor los centros de aislamiento”, agregó Fernández.

A su turno, Larreta enfatizó el «trabajo conjunto» encarado junto a la Nación y la Provincia y especificó que en la Ciudad solo podrán mantenerse abiertos los comercios esenciales, definidos en el primer decreto con que se inició la cuarentena, además de los bancos y los comercios de gastronomía, tanto con delivery como con retiro en los locales. Las actividades deportivas al aire libre quedarán prohibidas desde el miércoles, aunque se mantendrán las salidas para los niños durante los fines de semana.

Por su parte, Kicillof repasó todas las medidas que se tomaron para reforzar el sistema sanitario bonaerense durante la cuarentena y advirtió que «los casos están creciendo mucho y muy rápido», por lo que apuntó a la necesidad de tomar medidas más estrictas. «Sabemos que el esfuerzo que les vamos a pedir hoy es agotador, genera cansancio, angustia y bronca, pero esto es para evitar angustias mucho peores y salvar vidas», sumó.

El Gobernador recordó que la Provincia implementó un sistema de cinco fases para administrar la cuarentena y que 70 municipios del interior ya se encuentran en la última etapa, de «nueva normalidad». En contraste, remarcó que, en el GBA, la enfermedad «está en una etapa de circulación y difusión exponencial». «Hay que hacer lo que nos dicen los expertos, con medidas mucho más duras, vaciar las calles y volver a quedarnos en casa», agregó, y destacó que las medidas son «idénticas» a las de la Ciudad, aunque, en el caso de las industrias, que es una especificidad de la Provincia, remarcó que regirán las restricciones explicadas por el Presidente y que las que se mantengan abiertas deberán garantizar transporte propio y el cumplimiento de estrictos protocolos, aun las esenciales. Tanto en su caso como en el de Larreta, se espera que, al inicio de la semana, brinden conferencias específicas para detallar las nuevas medidas para sus territorios.

«Les pido que pensemos, que nos tomemos de los datos para entender que no estamos en el camino equivocado. No bajemos los brazos, entendamos que unidos somos capaces de los mejores resultados. Que no nos confundan, somos un gran país, una gran sociedad. Hicimos tanto esfuerzo, que otro esfuerzo vale la pena», cerró el Presidente.