martes 22 septiembre, 2020
Ultimas noticias

El transporte público, inquietante foco de contagios de COVID-19

El Ferrocarril Sarmiento y los colectivos centralizan la mayor cantidad de casos positivos. Además, hay preocupación en los trabajadores porque los casos positivos no cesan. La palabra de los referentes.

Miles de usuarios por día, aglomeraciones y poco distanciamiento. Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, el transporte público siempre fue una de las grandes preocupaciones de los gobiernos Nacional, Provincial y de la Ciudad.

En la región Oeste, el Ferrocarril Sarmiento y las innumerables líneas de colectivos que recorren sus calles se fueron convirtiendo, día a día, en verdaderos focos de contagio no solo para los usuarios sino también para sus propios trabajadores.

En los últimos días, el Ferrocarril Sarmiento debió suspender el servicio en reiteradas oportunidades porque la mitad de sus trabajadores están aislados. La empresa detalló que «cuenta desde el inicio de la pandemia con un riguroso protocolo COVID-19» y enumeró que, hasta el momento, «427 empleados y empleadas contrajeron la enfermedad, y más de 1.600 debieron ser aislados por tener contactos estrechos dentro de la empresa».

En diálogo con El1 Digital, el delegado de la Unión Ferroviaria, Rubén “Pollo” Sobrero, aseguró que “la situación es cada vez más compleja”, y contó: “Se procedió al reemplazo de todos los trabajadores que contrajeron el virus y de aquellos que mantuvieron contacto estrecho, por precaución”.

Por su parte, la trabajadora ferroviaria y exdiputada del Frente de Izquierda Mónica Schlotthauer, quien dio positivo de COVID-19, manifestó a El1 Digital su preocupación por la falta de distanciamiento social en las unidades: “No hay distanciamiento social en los trenes. Hay un discurso oficial que habla de la reserva de pasajes, y no es así, porque vos estás sentado al lado de otro trabajador a menos de un metro, estás pegado”.

Además, añadió a este medio que “la señalización que hicieron con etiquetas para los que van parados tienen menos de un metro. En ningún aspecto, se cuida la distancia social. Y los trenes salen con las ventanas cerradas cuando deberían ir abiertas”.

Los usuarios temen el contagio

Investigadores del CONICET estudiaron el uso del transporte público y privado en el AMBA durante la cuarentena y observaron que “las medidas de restricción generan una sensación de seguridad pero el temor al contagio en el transporte público es muy alto”, expresó Dhan Zunino, uno de los autores del estudio.

Según detalla la investigación, de los encuestados, un 75 por ciento de las personas que tuvieron que trasladarse en el Gran Buenos Aires decidieron evitar el transporte público y movilizarse en un auto particular.