martes 15 octubre, 2019
Ultimas noticias

En el Día Internacional del Bombero Voluntario, en La Matanza hay poco para celebrar

En el marco de la fecha conmemorativa, que tuvo lugar el pasado 2 de junio, los bomberos matanceros explicaron que la institución tiene obligaciones por 55 millones de pesos y un déficit mensual de un millón y medio, además de equipamiento obsoleto y vehículos que datan de 1.983. Avanzan en un proyecto para que se incluya un impuesto dentro de la Tasa de Servicios Generales.

El domingo 2 de junio se conmemoró el Día Nacional del Bombero Voluntario y, en ese marco, El1Digital dialogó con Gustavo Cid, presidente de Bomberos Voluntarios de La Matanza, quien advirtió que la institución se encuentra con una deuda que supera los 55 millones de pesos y un déficit mensual de un millón y medio, además de equipamiento obsoleto y un parque automotor cuya antigüedad promedio data del año 1.983.

Esta situación generó, entonces, que la institución avance en la presentación de un proyecto de ordenanza municipal, que incluya un impuesto dentro de la Tasa de Servicios Generales, para mejorar, así, los magros ingresos derivados de la actual Tasa de Seguridad, que comparten con la Policía.

Cid presentó: “Este dos de junio nos encuentra con una nueva comisión directiva, asumida hace un mes y medio. Esta comisión directiva está formada por bomberos de la reserva, por amigos, vecinos, de los cuales hay muchos profesionales, industriales y comerciantes. Son gente muy amiga, buena y con capacidad para administrar la institución que fuimos arrimando hace dos o tres años, con la idea de formar este consejo directivo”.

El titular de Bomberos La Matanza advirtió: “Respecto a la situación financiera y económica, es muy complicada. Al día de hoy, tenemos una deuda de más de 55 millones de pesos y un déficit mensual de un millón y medio, números aproximados. Pero estamos trabajando justamente sobre el tema muy minuciosamente, buscando las distintas posibilidades que nos pueden sacar de esto”.

Sobre las donaciones y rifa, especificó: “Retiramos del mercado la rifa, porque realmente era una imagen muy mala para la institución y, además, llegaba el 40 por ciento de lo que se recaudaba. Era una empresa privada. Y como teníamos tantas denuncias, decidimos sacarla y hacer una página web donde la gente puede donar directamente a bomberos con una cuenta especial de donaciones que se hizo y, ahora, se está manejando de esa forma”.

Para revertir esta situación, Cid anticipó: “Estamos avanzando con la presentación de una ordenanza municipal que modifique la actual que tenemos, que pasa por una tasa de seguridad, donde recibe la Policía también, y bomberos cobra un porcentaje mínimo, un siete por ciento, que realmente no alcanza ni a cubrir el gasto que tiene la institución en medio mes del año. Con lo cual te imaginarás que no podemos subsistir con esa tasa en forma anual”.

“Entonces se está pensando en promulgar una ordenanza por el impuesto a servicios generales, como tienen distintas instituciones de la provincia de Buenos Aires que se mantienen con esa tasa, y el vecino, con un aporte mínimo, dentro del impuesto está solventando a toda la institución y así puede invertir y crecer”, planteó.

El equipamiento disponible para atender emergencias que pueden ser de vida o muerte para los vecinos no es el mejor, lo cual pone en primer plano la necesidad de fondos. “Los bomberos tienen equipos de protección personal ya fuera de norma, que no cumplen con la protección adecuada que debían tener. Entre todo el parque automotor, tenemos un promedio del año ´83. Ese es el promedio de los años de todos los automotores que tenemos. Realmente son muy viejos y con mucho desgaste, y eso nos ocasiona permanentemente gastos en arreglos y mantenimiento”.