viernes 30 octubre, 2020
Ultimas noticias

“Hay millones de argentinos que esperan el auxilio del Estado para acceder a la casa propia”, admitió el Presidente

El primer mandatario destacó que “tener un techo es un derecho que hace a la condición humana” y señaló que las casas entregadas están “lugares dignos donde las familias pueden vivir y ver a sus hijos crecer”. A su vez, contó que “a cada lugar” que va, “hay obras que quedaron paralizadas durante cuatro años” y apuntó “contra la inoperancia y la maldad” de quienes lo precedieron.

El Presidente Alberto Fernández encabezó, este jueves desde el barrio Papa Francisco de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco, un acto a través del cual hizo entrega de viviendas pertenecientes al plan ProCreAr a familias de allí y de las provincias de Mendoza, Misiones, La Rioja y Santiago del Estero. Al tomar la palabra, el jefe de Estado contó que, cuando asumió, el 10 de diciembre de 2019, se encontró con “11.000 viviendas de este tipo” que estaban “virtualmente a punto de ser terminadas”, pero que “inexplicablemente” nunca habían sido concluidas y entregadas a sus adjudicatarios.

“Dejaron de construirlas en el 2015, cuando llegaron al gobierno, por razones que uno no logra entender”, destacó Fernández, y planteó “razones ideológicas, cuestiones políticas, inoperancia o, simplemente, maldad”, como posibles motivos que llevaron a la gestión anterior a abandonar su terminación. En ese sentido reconoció la urgencia de avanzar con el programa de viviendas y manifestó su deseo de terminarlas “cuanto antes”. “Cuanto antes entreguemos, podremos ponernos a construir más casas, porque es lo que hace falta”, aseguró, y resaltó que “hay millones de argentinos que aun esperan un auxilio del Estado para poder acceder a la casa propia”, situación que consideró “parte esencial de la condición humana”.

“No es solo darle un techo a las familias, sino darles un lugar digno donde vivir, donde sus hijos puedan crecer. Estos lugares son lindos y habitables, no son soluciones de emergencia”, resaltó el mandatario nacional luego de contar que, antes de su discurso, recorrió algunos de los módulos que componen el predio del ProCreAr en San Antonio de Areco junto al Gobernador Axel Kicillof; los ministros de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa; Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; y Obras Púbicas, Gabriel Katopodis; y el intendente local, Francisco Ratto.

“Esto es algo que se repite en cada lugar que uno pisa”, lamentó el Presidente al asegurar que “son muchas las obras públicas que se empezaron a finales del gobierno de Cristina y quedaron paralizadas cuatro años”. “¿En ese tiempo, qué pasó? Tomamos deuda, los pícaros compraron dólares y se los llevaron afuera, una y otra vez. Y otra vez tenemos que volver nosotros a poner en orden todo eso”, disparó Fernández en referencia a los manejos financieros de la gestión de Mauricio Macri y su política de pedir constantes préstamos al Fondo Monetario Internacional.

“Cuando uno dice estas cosas, no quiere echar culpas ni estrujar el pasado, mucho menos generar diferencias. Lo que quiero es que aprendamos, porque detrás de cada obra inconclusa hay una lógica que subyace a quien gobierna”, señaló, y aseguró no estar “en paz sabiendo que hay 11.000 casas sin terminar”. De manera remota y desde sus respectivas provincias, lo acompañaron los gobernadores Ricardo Quintela, de La Rioja; Rodolfo Suárez, de Mendoza; Gerardo Zamora, de Santiago del Estero; y Oscar Herrera Ahuad, de Misiones.

En cuanto a las viviendas, de acuerdo a la información oficial, este jueves se entregaron casas a 784 familias en los desarrollos urbanísticos ubicados en San Antonio de Areco, Posadas, Maipú, Chilecito y en la capital de Santiago del Estero. Además, se anticipó que, durante septiembre y octubre, se continuará con la entrega de otras 1.500 viviendas en predios de la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Río Negro, Salta, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Kicillof: hoy, los créditos “se ajustan por los salarios y no por la timba de los poderosos”

El Gobernador hizo un breve repaso del programa ProCreAr, desde su creación hasta el final del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner al sostener que en ese lapso “se otorgaron más de 200.000 soluciones habitacionales”. “Algunos fueron créditos para la casa propia, otros para el mejoramiento de las viviendas, la compra de materiales y la contratación de mano de obra, y otras para desarrollos habitacionales como este que hoy estamos inaugurando”, destacó.

“En los debates actuales, yo escucho a algunos dar consejos o criticar todo lo que se hace. Son los mismos que deberían explicar por qué estas viviendas, que se empezaron en 2014, estuvieron cuatro años paradas. Tal vez por prejuicios, ideología, pero también, quizás, por incapacidad, no pudieron continuar y terminarlas”, sentenció el mandatario provincial. En ese sentido, destacó que hay miles de familias que estuvieron “cuatro años esperando que apareciera un Estado que soluciona y hoy estamos acá de nuevo, entregándolas”.

“El Estado construyó estas viviendas y les dio, a quienes van a habitarlas, un crédito que se puede pagar. Venimos de una época en donde el crédito era lo contrario a lo que debe ser: lo habían convertido en un instrumento de especulación financiera cuando tiene que ser un engranaje de la producción y de la mejora de las condiciones de vida”, aseguró. Y concluyó que, hoy, “los créditos se ajustan por los salarios de la gente, y no por la timba de los poderosos”.