viernes 15 noviembre, 2019
Ultimas noticias

Isidro Casanova: rescataron a un caballo que era maltratado

Una oficial de la Policía Bonaerense se acercó a un carrero que tenía al equino en muy mal estado, con las patas torcidas, deshidratado y con bajo peso: actuó de oficio y decidió denunciar al hombre. El equino fue trasladado para recibir cuidados intensivos.

En la tarde del pasado martes, una oficial de la Policía Bonaerense se acercó a un carrero que estaba apostado con su caballo, en Isidro Casanova: la mujer había notado que el equino estaba en malas condiciones, por lo que decidió denunciar al hombre y lo llevó a la Comisaria Distrital N° 2, donde prestó declaración. Acto seguido, entregó el cuadrúpedo, que fue trasladado a Francisco Álvarez para su recuperación.

En comunicación con El1 Digital, Daniela Cianfrini, referente de la Fundación Amora, agrupación proteccionista de animales, contó: “La agente actuó de oficio, porque, si no hay un ciudadano que denuncie, ellos pueden actuar en consecuencia y aplicar la ley; vio que el equino se encontraba enfermo. Tenía muy mal las patas y el carrero lo entregó porque se dio cuenta de que no podía defender la situación de ninguna manera”.

Ahora, el caballo se encuentra en un campo en Francisco Álvarez, donde es alimentado y atendido por lo veterinarios. “La parte crítica son las patas, ya que las tiene muy dobladas, y hay que limar el casco y ver si tiene las herraduras. Como consecuencia, camina muy mal y golpeaba las patas entre sí ya que hace movimientos para evitar los dolores; así, a largo plazo, desarrolla una deformidad”, describió.

Según Cianfrini, afortunadamente, la condición es reversible con tratamientos podológicos que durarán varios meses. “El cuerpo comenzará a reaccionar y volverá a su postura natural. Mientras tanto, está de manera transitoria con un hombre que voluntariamente se ofreció a cuidarlo hasta conseguir un adoptante”, aclaró.

Consultada acerca de los diferentes casos en el Partido, la integrante de Amora afirmó que los carreros circulan con libertad porque no hay una norma que prohíba la tracción a sangre y aseguró que la sociedad está más implicada y comprometida en impedir la crueldad animal. “Las denuncias son constantes; hay un caso por semana, aproximadamente, y no siempre se rescatan caballos, sino, también, gallos de riña”, señaló.