domingo 17 octubre, 2021
Ultimas noticias

Kicillof abre el juego a Espinoza y otros intendentes del Conurbano y suma cambios en su gabinete

Tras la seguidilla de encuentros que mantuvieron la semana pasada para evaluar la derrota electoral, los volvió a recibir en La Plata para hablar de obras, seguridad y campaña. Buscan “recuperar iniciativa en el territorio” para dar vuelta el resultado de las PASO. Otros dos dirigentes territoriales pasarán al Ejecutivo bonaerense.

Tras la racha de encuentros que mantuvo la semana pasada con los intendentes para escuchar sus reclamos tras la derrota e implementar cambios en su gabinete, el Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, se reunió este jueves con los jefes comunales que, ahora, se convirtieron en sus nuevos ministros, Leonardo Nardini, de Infraestructura, y el flamante jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, además de la nueva ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez, para luego poner en marcha la mesa política que le habían reclamado. Por eso, a La Plata, llegó un puñado de intendentes de la Primera y Tercera Sección Electoral, entre ellos, el matancero Fernando Espinoza, con el objetivo de empezar a transitar la nueva etapa de gestión después del revés de las PASO.

Es que con la llegada de Insaurralde a la Jefatura de Gabinete y de Nardini al poderoso Ministerio de Infraestructura bonaerense, tras el encuentro en La Plata, se anunció que más intendentes o dirigentes referenciados en el esquema territorial serán parte del Gobierno bonaerense: el alcalde de Punta Indio, Hernán Y Zurieta, será el nuevo Administrador General de la Dirección de Vialidad, mientras que el diputado provincial y ex intendente del Partido de la Costa, Juan Pablo de Jesús, asumirá como vicejefe de Gabinete, para acompañar a Insaurralde.

Según el comunicado que difundió la Gobernación, “durante el encuentro” con los intendentes, se realizó “un repaso de la situación general de cada distrito y las necesidades territoriales en cuanto a las posibilidades de acelerar la reactivación productiva y mejorar la actividad económica” y se analizó “la evolución y las mejoras de los indicadores epidemiológicos junto con el avance del plan de vacunación” que permitirá las aperturas y las nuevas flexibilizaciones que Nación anunció esta semana, a las que la Provincia se plegará, y que era una de las demandas de los alcaldes.

Además de Espinoza, a la mesa de acción política se sentaron Ariel Sujarchuk (Escobar), Fernando Moreira (San Martín), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Mario Secco (Ensenada) y Andrés Watson (Florencio Varela), además del presidente de la cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín. Junto a los nuevos ministros que incorporó Kicillof esta semana, también estuvo Carlos Bianco, quien fue reemplazado por Insaurralde, pero seguirá en el esquema de confianza del Gobernador como jefe de asesores del Gabinete y asumirá la vocería de la gestión.

En el marco de la reunión se abordaron puntualmente tres temas: seguridad, obras y campaña. La idea de cara a las generales es sumar más territorialidad y presencia en la Primera y Tercera Sección, que representan el corazón del Conurbano y, juntas, suman 9.600.000 electores, a los que el oficialismo apuntará para revertir el resultado de las primarias. En las PASO, el FdT solo ganó en la Tercera, con el aporte de bastiones como La Matanza. Con la nueva normalidad recuperada, se apunta a que haya más bajadas de los dirigentes a los municipios, como reclamó el propio Espinoza, esta semana, cuando recibió al flamante jefe de Gabinete nacional, Juan Manzur, y al ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, en un acto al que convocó a la militancia peronista para arengarla a salir a buscar el voto perdido.

Con el mismo objetivo de relanzar la gestión, mostrar músculo y recuperar al menos una parte de los 2.132.514 votos que el oficialismo perdió en la Provincia entre 2019 y 2021 y ante la caída en las PASO, con la paradoja de que Juntos consiguió 73.471 votos menos que hace dos años pero, aun así, le alcanzó para superar al oficialismo por 360.967 votos, Kicillof le abrió el juego a los intendentes y prepara una serie de anuncios económicos para los próximos días.